La accesibilidad es un derecho, y un deber de las organizaciones e instituciones públicas facilitarla. Si te encuentras barreras de accesibilidad en tu día a día no te quedes de brazos cruzados, ¡denuncia! Hay vías diferentes para hacerlo y una amplia variedad de leyes que respaldan tus reclamaciones. Sigue leyendo para saber más.

En el médico, al hacer gestiones en el banco, al solicitar un servicio en una administración pública, cuando pedimos que nos den de baja de una contratación móvil o al hacer gestiones como éstas. La accesibilidad todavía no es una realidad en nuestro entorno. Vayamos donde vayamos encontramos barreras. Denunciar cada vez que nos ocurra es clave. Solo así conseguiremos de verdad concienciar y hacer calar el mensaje de que la accesibilidad realmente es imprescindible. A continuación te enseñamos las vías a las que puedes recurrir para hacerlo.


¿Por qué no denunciamos? El miedo a que nuestra reclamación quede olvidada en un cajón


De las miles de situaciones derivadas de la falta de accesibilidad que se producen a diario en nuestro país, solo un porcentaje mínimo se denuncian. A veces no lo hacemos quizás por costumbre, porque pensamos que no es para tanto como para denunciar, porque no sabemos cómo hacerlo e incluso porque pensamos que nuestra acción no va a tener ningún efecto. Muchos de nosotros hemos reclamado en alguna que otra ocasión y, o bien no hemos recibido respuesta, o la solución que se nos ha dado ha sido de todo menos la que necesitábamos.

De las miles de situaciones derivadas de la falta de accesibilidad que se producen a diario en nuestro país, solo un porcentaje mínimo se denuncian. #Reclama Clic para tuitear

Es lógico que a raíz de ello desconfiemos de la eficacia de las reclamaciones, pero igualmente son necesarias. Imagina que pasaría si cada persona que se encuentra con una barrera de accesibilidad hiciera una reclamación. Siendo más de un millón de personas con discapacidad en España conseguiríamos hacer ruido, mucho ruido y que por fin nos escucharan. De una vez por todas empezarían a cambiar las cosas. De verdad. Por ello te animamos a reclamar siempre.

La accesibilidad es un derecho: las leyes que respaldan tus reclamaciones

Afortunadamente la accesibilidad hoy en día es un derecho que puedes ejercer cada vez que sufras una discriminación de cualquier tipo. Porque tienes derecho a entrar en un edificio, moverte por tu ciudad, viajar, usar un producto o disfrutar de un servicio en igualdad de condiciones que el resto. También porque tienes derecho a estudiar y que el centro donde lo hagas te facilite la accesibilidad que necesitas. Y trabajar y que tu empresa te valore, atienda a tus necesidades y adapte tu puesto de trabajo si es necesario (aquí te enseñamos cómo solicitarlo).

Debes saber que el derecho a la accesibilidad está presente en la Constitución Española (Artículos 9 y 49) y está amparado por varias leyes a las que puedes recurrir siempre que lo necesites (puedes consultarlas todas aquí). Entre ellas destacaríamos tres:

  • El Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.
  • La Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad (BOE de 3 de diciembre de 2.003), que dicta medidas para garantizar y hacer efectivo el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad.
  • La Ley 49/2007, de 26 de diciembre, por la que se establece el régimen de infracciones y sanciones en materia de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.

Ante todo, antes de realizar tu reclamación debes saber que no necesitas tener un Certificado de Discapacidad para denunciar (aquí te explicamos más sobre el Certificado de Discapacidad), basta con que tengas discapacidad. Eso sí, puede que te soliciten acreditarlo de alguna forma. Si no lo tienes debes informarte de cómo hacerlo (recurrir a informes médicos y otros documentos).

El derecho a la accesibilidad está presente en la Constitución Española (Artículos 9 y 49) y está amparado por varias leyes a las que puedes recurrir siempre que lo necesites. #Reclama Clic para tuitear

¿Dónde acudir para realizar una reclamación?

Sabiendo que efectivamente la accesibilidad es un derecho y que existen leyes que la regulan y que imponen sanciones a los que no la facilitan, es necesario saber también que ante cualquier irregularidad podemos y debemos hacérselo saber a las autoridades competentes. Hay diferentes formas de reclamar y/o denunciar la falta de accesibilidad, las principales son:

  • En la Oficina de Atención a la Discapacidad (OADIS). Si has sufrido cualquier tipo de discriminación, puedes enviar tu queja o reclamación a través de diferentes vías: email, teléfono, fax o acudiendo directamente a sus oficinas (Calle Alcalá, 37, 7ª planta, 28014 Madrid.). Te asesorarán, te indicarán los modos de actuación más adecuados y seguirán tu caso. Si así lo necesitas y avisando con antelación tienes también a tu disposición la posibilidad de contratar un intérprete de Lengua de Signos. Desde aquí puedes acceder directamente al apartado para hacer las reclamaciones.
  • En el Defensor del Pueblo. Este organismo al que pueden acudir tanto residentes en España como fuera de ella, particulares, asociaciones y personas jurídicas, es el encargado de defender los derechos de los ciudadanos y sus libertades. Puedes enviarles tus quejas vía online aquí, donde también encontrarás ejemplos para inspirarte al redactarla, email, fax o vía correo postal. Una vez reciben tu queja te contestan al poco tiempo comunicándote si pueden ayudarte y cómo. Acude aquí si tienes quejas sobre la Administración Pública.
  • Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). En la OCU defienden los a los consumidores y actúan para defender sus derechos. Su trabajo consiste en estudiar y valorar la calidad, usabilidad, veracidad, de los productos y los servicios. Puedes dirigirte a ellos para reclamar la mala actuación de una empresa u organización. Aquí te explican cómo tramitar tus quejas.
  • A través del departamento de Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Tanto si crees que estás siendo discriminado/a en tu trabajo por tener discapacidad, tu organización se niega a adaptar tu puesto de trabajo sin darte explicaciones, no dispone de medidas de accesibilidad o si estás sufriendo acoso, entre otras cosas, este es el organismo al que debes acudir. Se encarga de actuar ante las irregularidades de trabajo cometidas en empresas y la administración pública. Aquí te explican cómo presentar una denuncia formal.
  • Enviándola al equipo de Visualfy. ¿Has sufrido discriminación al hacer una gestión, comprar y producto o servicio, alojarte en un hotel o en oficinas de la administración pública? Envíanos tu denuncia al correo info@visualfy.com y la compartiremos en nuestras redes sociales para llamar la atención de los organismos competentes.

Como te decimos, estos organismos son los principales para tramitar denuncias por discriminación por discapacidad pero hay algunas más. En función de cada caso, es más recomendable dirigirse a una u otra. Si no tienes claro a cuál tienes que acudir puedes ponerte en contacto con diferentes organizaciones como el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) (puedes enviar tus consultas al correo electrónico consultas@cermi.es). Consultar la Guía de Autodefensa de CNSE, en la que encontrarás todo tipo de información y modelos de reclamaciones. Recurrir a los servicios de una asesoría jurídica como Abogados para sordos o a tu Asociación o Federación más cercana. Allí te asesorarán y orientarán mejor sobre qué hacer en cada caso o cómo tramitar las denuncias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This