Una vez que diagnostican a un niño discapacidad auditiva es lógico que los padres se pregunten, ¿y ahora qué? Además de acudir a nuestra asociación más cercana para recibir asesoramiento deberíamos tramitar cuanto antes el Certificado de Discapacidad. Con él haremos oficial la discapacidad de nuestro hijo o hija para que pueda gozar de los derechos y ventajas de la protección legal. A continuación te contamos qué es el Certificado de Discapacidad, en qué beneficia a sus poseedores y qué trámites son necesarios para conseguirlo.

¿Qué es el certificado de discapacidad auditiva y cuáles son las ventajas de tenerlo?

La discapacidad auditiva está amparada por la ley y, como tal, lleva parejo su correspondiente certificado de discapacidad. Este certificado es un documento oficial que acredita la condición legal de ser una persona con discapacidad auditiva, con sus respectivos derechos, ventajas y beneficios.

En el caso de nuestros hijos o hijas, con el certificado de discapacidad auditiva podremos acceder a prestaciones sociales, ayudas económicas, productos de apoyo de ayudas técnicas, accesibilidad, recursos y apoyos educativos o prestaciones familiares, entre otras ventajas.

Imagen chica escribiendo

Si somos padres de un menor con discapacidad auditiva tendremos, además, derecho a:

  • Una ayuda por dependencia, que se tramita ante la Seguridad Social.
  • Una desgravación en IRPF por hijo a cargo con discapacidad, que se tramita en Hacienda.

Además, y dependiendo del número de hijos, podremos acceder al título de familia numerosa que, además de las ventajas que puede tener, también conlleva una desgravación fiscal.

¿Qué tramites son necesarios para conseguir el certificado de discapacidad auditiva?

En primer lugar, es importante que acudamos a los servicios sociales de nuestro Ayuntamiento para que nos informen de lasasociaciones y organismosque existen y que pueden orientarnos durante este proceso. Además, también pueden informarnos en el hospital donde nos han diagnosticado la pérdida auditiva de nuestro hijo o hija.

Iniciaremos un proceso administrativo que puede durar en torno a 6 a 8 meses y que conlleva una valoración médica, psicológica y social. Se valorarán aspectos como la edad, el entorno familiar en el que vive el niño o niña, así como su entorno habitual, entre otros.

Las fases por las que pasaremos son:

  • Deberemos contactar con el organismo competente de la Comunidad Autónoma que corresponda.
  • Presentaremos la solicitud como representantes legales de nuestros hijos.
  • Reconocimiento y valoración. El equipo de valoración de discapacidad podrá recabar cuantas informaciones, reconocimientos o pruebas estime necesarias. También podrán solicitar informes de otros profesionales.
  • Dictamen Técnico-Facultativo.
  • Trámite de Audiencia.
  • Obtención de la resolución.
  • Recursos administrativos en caso de que correspondan.

Hay que añadir que, aún con validez en todo el territorio nacional, el reconocimiento de la discapacidad auditiva es competencia de cada Comunidad Autónoma y son los Servicios Sociales de cada una quienes emitirán el certificado.

¿Qué documentación es necesaria para conseguir el certificado de discapacidad auditiva?

La documentación que nos pedirán para la obtención del certificado será la siguiente:

  • Original y fotocopia del DNI de los padres, como representantes legales. En su defecto, Libro de Familia.
  • Informes médicos de nuestro médico de la Seguridad Social. También podemos aportar informes psicológicos y sociales si disponemos de ellos.
  • Certificado de empadronamiento.

La discapacidad auditiva desde otro enfoque

Que diagnostiquen a nuestros hijos con discapacidad auditiva supone que pasan a formar parte de un sector de la población heterogéneo que requiere de garantías para vivir en plenitud de derechos y mismas oportunidades que el resto de las personas.

Es cierto que la sociedad está cambiando y evolucionando en la manera de ver el fenómeno de la discapacidad, y aparecen, con frecuencia, nuevos enfoques al respecto. En Visualfy creemos que esto es muy positivo y que las desventajas que puede vivir un niño con discapacidad son debidas, también, a los obstáculos que se encuentra en la propia sociedad, debido a la falta de accesibilidad que hay en ella, así que todas las ayudas a las que puedan acogerse son muy bienvenidas.

Hagamos uso de los beneficios y ayudas que tenemos a nuestro alcance. No podemos cambiar la discapacidad de nuestros hijos, pero sí podemos transformarla en oportunidades.

Si te acabas de embarcar en la aventura de ser padre o madre de un niño o niña con discapacidad auditiva, te recomendamos leer nuestra sección Escuela de Padres, seguro que encuentras lecturas interesantes con consejos e inspiración para tu día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This