Hace cuatro meses se creó en Valencia un proyecto llamado “Sexualidad funcional” para acercar el sexo a las personas con diversidad funcional, que quizás jamás han tenido una relación íntima, ya no solo sexual, sino que puede ser que nunca hayan recibido un beso, una caricia, que alguien les mire con deseo y no con rechazo. O que nunca hayan tomado una copa en un bar ni paseado como cualquier pareja cogidos de la mano, dándose un beso.

Son cosas sencillas para cualquiera, pero para este colectivo es un tema tabú. Normalmente, la asistencia básica, las necesidades de vivienda, de trabajo, salud o alimentación están cubiertas, pero ¿dónde queda el sexo?

El objetivo de este proyecto es ofrecer asesoramiento, talleres y acompañamientos íntimos. El asesoramiento consiste en informar y orientar a los usuarios y a sus familias para que sepas cómo se pueden cubrir las necesidades sexuales y cómo hay que abordar el apetito sexual. Los talleres y actividades se realizan para tratar la afectividad, el erotismo, las relaciones, etc.

Los acompañamientos íntimos son la parte más complicada del proyecto. Para realizar hace unas semanas se realizaron unas jornadas introductorias donde 8 personas voluntarias recibieron la formación necesaria y hoy ya son acompañantes íntimos en la Comunidad Valenciana.

Primero, el usuario siempre es entrevistado para conocerlo mejor y así buscarle un acompañante adecuado. La primera cita entre ellos es solo para hablar y ahí pactan las normas, lo que quiere cada uno. Siempre hay un seguimiento para saber los resultados.

Este proyecto ya está funcionando y ya ha habido encuentros con los usuarios. Pero todavía quedan muchas barreras por superar, pero este tipo de experiencias siempre suman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Video Lightbox Plugin

Pin It on Pinterest

Share This