Salir a correr y que de repente caiga un chaparrón, estar fregando los platos y que tu ayuda técnica acabe en el agua… Como sabes, los audífonos son muy frágiles y el mínimo contacto con el agua puede deteriorarlos e incluso estropearlos fácilmente. Si alguna vez se te moja por accidente, ¡que no cunda el pánico! En este post te enseñamos cómo secarlo.

Si leíste nuestro post ‘Cómo cuidar las prótesis auditivas en verano’, sabrás que los audífonos no deben mojarse nunca (a no ser que sean resistentes al agua). Pero como somos humanos y todos tenemos derecho a tener descuidos de vez en cuando, hemos escrito este post. ¡Sigue leyendo!

Guía para secar tu audífono paso a paso

Antes de empezar, debes saber que secar un audífono que ha caído en agua dulce es mucho más fácil que secar otro que se ha caído en el mar. Si te ha pasado lo segundo, te recomendamos contactar rápidamente con tu audioprotesista. En la mayoría de los casos, la sal puede penetrar en el mecanismo y destruir parte de él. Por lo que si esto sucede, hagas lo que hagas, no conseguirás arreglarlo de ninguna manera.

Si por el contrario tu audífono ha caído en agua dulce (sin jabón u otras sustancias) sigue leyendo para aprender a secarlo en casa:

  1. Lo primero de todo y más importante. ¡Aléjate del agua!
  2. Sécate las manos bien y apaga el audífono.
  3. Quítatelo y meticulosamente separa el audífono del molde (si no es ni intra-concha ni intra-canal).
  4. Con mucho cuidado, quita la pila con un paño seco
  5. Dejando la puerta del compartimento donde se aloja la pila abierto, agita suavemente el audífono para que el agua que pueda haber dentro se caiga.
  6. Seca la pila con precaución y no utilices tu audífono durante al menos 24h.
  7. Mete tu audífono en el deshumificador dos o tres días hasta que esté completamente seco. Si no tienes, puedes optar por el clásico método del arroz o colocarlo sobre una superficie seca que absorba la humedad (papel de periódico, por ejemplo).

*Debes saber que este método no garantiza al 100% que tu audífono vuelva a funcionar correctamente. Si al volvértelo a poner ves que no se escucha como antes o directamente no se enciende te recomendamos contactar con tu audioprotesista de inmediato.

Cosas importantes a tener en cuenta:

  • Nunca meterlos en el microondas, en el horno, colocarlos sobre el radiador o secarlos con el secador.
  • No intentar limpiar el audífono con productos de limpieza, alcoholes o similares. Si el audífono se mancha con agua sucia u otro líquido contacta a tu audioprotesista.
  • Al igual que tienes que tener cuidado con el agua también debes tener precaución al aplicarte lociones faciales, crema solar, antimosquitos o cuando sudes.
  • La humedad y el calor también pueden ser perjudiciales. Coloca siempre tus audífonos en lugares secos y frescos y recuerda deshumificarlos diariamente, sobretodo en verano.

El deshumidificador, imprescindible para mantener los audífonos secos

Como seguramente ya sepas, la higiene es fundamental y lo es todavía más en nuestras prótesis auditivas. No hacerlo aumentaría el riesgo de averías y el gasto en reparaciones. En el caso de los audífonos, al agua, la humedad o el calor se le suman otros residuos corporales como el cerumen o el sudor que con frecuencia se acumulan en nuestro oído y que pueden ser perjudiciales. Lo mejor para evitar cualquier problema con el audífono y lo que más recomiendan los audioprotesistas es tener un buen deshumidificador.

En el mercado puedes encontrar varias opciones de precios y marcas diferentes para que elijas el que más se acomoda a ti. Los hay que funcionan con enchufe o conexión USB y utilizan el calor o el aire para secarlo. Otros únicamente precisan de un gel o similar para absorber la humedad. Para encontrar el adecuado te recomendamos visitar a un especialista.

En casa, apuesta siempre por tecnologías de apoyo

Cada vez hay más tecnologías y dispositivos que pueden servirte de apoyo en los momentos en los que o bien estás descansando de tus prótesis, están en la caja deshumidificadora o se están cargando. Visualfy Home es una de ellas. Su algoritmo de reconocimiento de sonidos detecta los acontecimientos acústicos de tu hogar y los traduce en señales visuales 100% accesibles para las personas sordas o con pérdida auditiva.

El timbre, el interfono, la alarma de incendios, la alarma de gas, el despertador, el teléfono, el llanto del bebé… Solo tienes que elegir qué sonidos quieres que detecte y configurarlos para no perderte nada. Cuando alguien llame al timbre o haya una emergencia, recibirás las alertas que podrás ver en el dispositivo, en tu móvil y en los wearables que desees.

¿Quieres saber más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This