“El baile es una de las formas más perfectas de comunicación con la inteligencia infinita”. – Paulo Coelho.

Bailar nos permite expresar sentimientos como la alegría, la ira o la frustración. Es un lenguaje universal.

Iván sabe mucho de esto. Tiene 16 años y baila desde siempre, según sus padres. Desde los 11 participa en competiciones de alto nivel de Baile Estándar y Latino. Su historia es de esas que nos gustan contar en Visualfy: inspiradora y toda una lección de vida.

Su madre, Pilar Ruiz, nos cuenta cómo lo ha vivido todo este tiempo y cuáles son sus próximas metas.

Visualfy- ¿Cómo empezó su trayectoria como bailarín de Baile Estándar y Latino y cómo le ha influido en su desarrollo personal?

Pilar Ruiz- Desde su nacimiento, Iván necesitó muchas sesiones de logopedia y estimulación para conseguir hablar, un duro camino que duró hasta, aproximadamente, los 9 años. Fue entonces cuando decidimos sustituir las sesiones de logopedia por algún deporte para buscar su integración social. Iván probó diferentes disciplinas como el tenis o la natación, aunque fue en el baile donde observamos que tenía aptitudes y disfrutaba, así que comenzó en Funky. A los 11 años su profesor, David Agramunt, le propuso probar en baile deportivo y fue ahí, donde comenzó su andadura.

El baile le ha servido para verse con las mismas posibilidades que el resto de sus compañeros. Su autoestima y confianza han crecido y se desenvuelve mucho mejor a nivel social y escolar.

V- ¿Qué significa para él su compañera Claudia Moreno? ¿Han desarrollado algún tipo de claves o señas secretas para los movimientos?

P.R- Iván lleva un año con su nueva pareja de baile, Claudia Moreno. Son muy buenos amigos y su progresión es buena. Claudia le ayuda con el ritmo e Iván con la técnica, ya que él lleva más tiempo compitiendo.

Iván Navarro y Claudia Moreno bailarines

V- ¿Qué títulos ha conseguido Iván y cuáles son sus próximos retos?
P.R- Sus éxitos más recientes han sido quedar subcampeones del ‘Campeonato de Diez Bailes’ de la Comunitat Valenciana, el pasado 25 de noviembre, y quedar en el puesto 14 del Campeonato de España el 6 de diciembre. Actualmente, Iván está en Categoría B de baile estándar latino, una categoría semiprofesional. El reto es conseguir estar en la Categoría A e Internacional.

V- ¿Qué barreras crees que puede encontrarse Iván para convertirse en el mejor bailarín de Bailes de Salón de su categoría?
P.R- Las barreras no existen, si uno cree en sí mismo y las sabe afrontar y superar.

V- ¿Qué ayudas auditivas utiliza Iván a parte de los implantes cocleares?
P.R- Iván compite sin ningún tipo de adaptación. Se adapta en cada competición a la música que suena, sea mejor o peor la acústica del recinto. Es lo que hay y lleva toda la vida haciéndolo. Iván oye de forma artificial, pero él no sabe oír de otra forma, para él es la única forma que tiene de oír y no le da vueltas, no se queja, ni compara.

V- En este momento nos comentas que buscas patrocinador para sufragar los gastos derivados de los entrenamientos, clases, vestuarios y desplazamientos. ¿Recibe Iván algún tipo de ayuda actualmente?
P.R- Hemos solicitado becas deportivas para deportistas con discapacidad, pero todas están destinadas a universitarios o estudios de grado medio. Esta situación no la entendemos ya que el deporte cuanto más joven seas, más progreso podrás tener. Sin embargo, hasta que no tenga 18 años y vaya a la universidad, no tenemos acceso a estas becas. Durante los dos últimos años, nos dieron la beca Hefesto Universia que no limitaban en edad y ayudaba en 800 € anuales, pero este año no ha habido convocatoria.

V- ¿Iván siente la música de diferente manera cuando está en su lugar de ensayo y en la competición?
P.R-Durante las competiciones la música está mucho más alta y hay mucho más ruido de fondo. La comprensión oral y las conversaciones grupales son prácticamente imposibles, por eso Iván utiliza mucho la lectura labial y se apoya en su vista. Iván tiene mucha memoria visual, lo que le facilita la memorización de los bailes.

V- ¿Crees que ser sordo le aporta ese punto de lucha que lo diferencia de otros chicos de su edad? Es decir, ¿es más luchador porque sabe que tiene que esforzarse más?
P.R-El llevar implantes cocleares y hablar hacen que sea una discapacidad invisible, pero existe y está ahí. Existen cosas peores y hay que ser feliz en esta vida. Lamentarse no sirve de nada. La vida es un regalo y hay que vivirla lo mejor posible, ya está, sin complicarse demasiado.

Los niños como Iván son luchadores desde que nacen. Ellos van venciendo las barreras de forma natural y autónoma. Con los años, se hacen mayores e independientes, como cualquier chaval de su edad.

Las barreras no existen, si uno cree en sí mismo y las sabe afrontar y superar. Pilar Ruiz, madre de Iván Navarro. Click Para Twittear

V- ¿Le recomendarías a otros padres de niños sordos embarcarse en un proyecto como este?
P.R- Lo importante es potenciarles alguna actividad donde ellos se vean con las mismas capacidades que el resto, que les guste y se sientan felices.

Desde Visualfy le agradecemos muchísimo a Pilar su tiempo, dedicación y sinceridad a esta entrevista. Las personas sordas están cada vez más presentes en las disciplinas deportivas y profesionales, y no de un modo anecdótico, sino destacando. Como dice Pilar, las barreras no existen si uno cree en sí mismo.


¡Mucha suerte Iván y nunca dejes de bailar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This