Recomendaciones de la Fundación Adecco para empresas interesadas en emplear a personas sordas o con pérdida auditiva.

¿Ya te has informado de todo lo relativo a la contratación de personas con discapacidad y hecho los trámites pertinentes? Es hora de empezar a buscar a los mejores candidatos y candidatas.

Desde Fundación Adecco y con la ayuda de la consultora María Camós, te orientamos para abordar con éxito los procesos de selección de personal con discapacidad auditiva.

Es lógico que antes de empezar con cualquier proceso de selección surjan todo tipo de cuestiones relacionadas con el tipo de perfil que se está buscando. Aclararlas antes de empezar con el reclutamiento es fundamental para encontrar al candidato perfecto para el puesto de trabajo en cuestión. Si además estamos buscando a una persona con discapacidad, surgen muchas más: ¿Que barreras de accesibilidad encontrará en el trabajo? ¿Podrá realizar todas las tareas que conlleva el puesto? ¿Necesitará algún tipo de adaptación específica? ¿Cómo haremos para facilitar la comunicación en la entrevista?

A continuación, analizaremos cuáles son las barreras de accesibilidad que las personas con discapacidad auditiva se encuentran en el mundo laboral, te daremos una serie de consejos para el proceso de selección y te orientaremos sobre las adaptaciones de accesibilidad más adecuadas.

Barreras para la inclusión laboral de las personas con discapacidad

Lo primero que haremos será identificar las barreras que las personas con discapacidad auditiva pueden encontrar en un proceso de selección, y en el desarrollo de su trabajo. María Camós señala una serie de barreras que encuentran las personas con discapacidad auditiva cuando éstas tienen que acceder al mundo laboral. Las primeras son siempre las derivadas con su formación académica pues “la mayoría han tenido una insuficiente formación académica. Además, existe una falta de conocimiento y de sensibilización sobre las implicaciones de la sordera- que es una discapacidad muy invisible-, especialmente en lo que al lenguaje y a la comunicación se refiere. Las dificultades se sitúan, principalmente, en las barreras comunicativas que pueden afectar habilidades como usar el teléfono, relacionarse con los compañeros o participar en reuniones. En el caso de sorderas pre-locutivas, en posibles limitaciones en el dominio del lenguaje oral y escrito”.

Existe una falta de conocimiento y de sensibilización sobre las implicaciones de la sordera Click Para Twittear

Siendo más concretos, Camós considera que existen dos tipos de barreras fundamentales:

  • Las barreras de tipo competencial o formativas: de forma general, las personas sordas y/o con discapacidad auditiva se han encontrado con dificultades en el acceso y participación en actividad de formación (formación reglada o no reglada), ya sea por falta de recursos de apoyo o por una insuficiente adecuación de los planes o de la oferta formativa. Todo esto se traduce en que la mayoría poseen un nivel de cualificación bajo. Afortunadamente, esto está cambiando y nos encontramos cada vez más personas sordas con formación superior.
  • Las barreras relacionadas con la falta de sensibilización y existencia de prejuicios: a día de hoy aún existe un alto grado de desconocimiento por parte de las empresas y entidades respecto a las medidas o recursos de accesibilidad, adaptación de los entornos laborales… Todo esto se traduce en miedo e inseguridad a la hora de tener en cuenta a personas con discapacidad auditiva en el acceso a diferentes vacantes u ofertas que se tengan abiertas. ¿Cuáles son las principales barreras sociales que nos encontramos en las empresas? El desconocimiento de la discapacidad que genera miedo e inseguridad, la indiferencia ante esta realidad que genera inacción ante el problema, los sesgos inconscientes que son conductas aprendidas que nos hacen discriminar de manera inconsciente y por supuesto la más grave que es la discriminación, es decir, cuando conscientemente actuamos ante la diversidad con rechazo.

    Un video que ilustra muy bien las principales barreras sociales que las personas con discapacidad se encuentran en el entorno laboral es el videoclip de la canción“All I want” de la banda Kodaline.
  • Las barreras físicas. Hablamos de accesibilidad. Posiblemente es una de las barreras más importantes ya que dificulta el proceso de comunicación.

Consejos para responsables de selección

Un proceso de selección es largo y cuenta con diferentes fases.

Reclutamiento

Todo empieza por el reclutamiento. En esta fase lo primero que debemos plantearnos es si la oferta que vamos a publicar limita de alguna manera la participación de personas con algún tipo de discapacidad, es decir, ¿cómo la hemos redactado?, ¿están bien definidas las competencias del puesto?, ¿nuestra plataforma es accesible para una persona con discapacidad auditiva?… Por ejemplo, si siempre incorporamos entre los requisitos para el puesto habilidades de comunicación y buena interlocución, este requisito siempre limitará a las personas con discapacidad auditiva.

Si siempre incorporamos entre los requisitos para el puesto habilidades de comunicación y buena interlocución, este requisito siempre limitará a las personas con discapacidad auditiva. Click Para Twittear

Criba curricular

En esta fase es fundamental no seleccionar en base a etiquetas. Por edad, discapacidad, género,etc. No saques del proceso de selección a una persona que indica en su CV que tiene discapacidad auditiva.

Entrevista

Centrándonos en el momento de la entrevista, podemos exponer una serie de recomendaciones para responsables de selección:

  1. Utilizar una sala con un ruido ambiente bajo o intentar reducirlo en la medida de lo posible (cerrar la puerta, hacer uso de una sala bien insonorizada).
  2. Sentarnos de frente a la persona para facilitar la lectura labial- en caso de que la tengan– y la observación de los gestos o expresiones faciales.
  3. No darse la vuelta durante la conversación ni taparse la cara o la boca con las manos.
  4. Utilizar una sala con buena luminosidad, intentando que la luz no nos haga sombra en la cara.
  5. Utilizar un tono de voz natural, no gritar ni elevar la voz ya que dificultaría la lectura labial y la interpretación de las expresiones faciales.
  6. Utilizar frases sencillas y cortas para facilitar la comprensión de toda la información que se le proporcione.


Consejos para elegir las adaptaciones técnicas adecuadas

En relación a las adaptaciones que necesitan estas personas a la hora de ejercer su trabajo, Camós indica que son muy diversas y que, dependiendo de cada persona, éstas varían: “En las empresas hay que informar mediante campañas de sensibilización sobre la realidad de las personas con discapacidad auditiva. Es necesario conocer cómo comunicar con personas sordas a nivel básico- hablarles de frente, sin taparse la boca, disponer de una buena iluminación-. En cuanto a las adaptaciones en los puestos de trabajo, es necesario más soporte visual y- en los casos de personas con prótesis-, son importante ayudas técnicas que sirvan para oír mejor (FM, bucles magnéticos), domótica que favorezca la accesibilidad como avisadores luminosos de timbre, teléfono o alertas de seguridad, acceso a internet, priorización de la comunicación por escrito o por videoconferencia frente al teléfono, incorporación de vídeos subtitulados etc.

Por último, es preciso señalar también- y evidente- que una persona, en este caso con discapacidad auditiva, o cualquier otro tipo de discapacidad, puede ejercer el mismo trabajo que cualquier otro trabajador. Únicamente necesita tener facilidad de acceso de ciertas herramientas que le ayuden a hacer su trabajo y que eviten, en la medida de lo posible, complicaciones en el desarrollo del mismo.

Una persona, en este caso con discapacidad auditiva, o cualquier otro tipo de discapacidad, puede ejercer el mismo trabajo que cualquier otro trabajador. Click Para Twittear

En la historia ha habido ejemplos de personas que han logrado cosas importantes y cambios que han marcado, para bien, el devenir de la humanidad: Stephen Hawking, Ludwig van Beethoven o Vincent Van Gogh son algunos de ellos. Son el ejemplo de que nada es imposible y de que todos somos válidos a la hora de desempeñar un trabajo o profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This