Javier García Pajares, un ejemplo de superación frente a las barreras que ha tenido que derribar a lo largo de toda su vida. Él es un joven que a los 14 años perdió la audición y poco a poco fue perdiendo visión. Pese a eso, ha conseguido muchos éxitos, como ser el primer Erasmus sordociego de Europa.

¿Quieres seguir conociendo su historia? Si tienes curiosidad, continúa leyéndonos.

Después de que el pasado domingo fuera el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, queremos continuar incidiendo en que la palabra “Discapacidad” no debería existir. ¿Por qué? El prefijo “Dis” significa negación. Por tanto, si hablamos de personas con discapacidad, estaremos refiriéndonos a personas que no tienen capacidad. Y eso no es real. Todos, sin excepciones, somos capaces.

Los valientes siempre lo consiguen

La adolescencia de Javier no fue fácil. Cuando aparecieron los síntomas de su sordoceguera, nadie comprendió qué ocurría. Los médicos le comunicaron a sus padres que no pasaba nada, sólo que Javier se distraía con mucha facilidad. Cuando estaba cursando 4.º de ESO, abandonó el colegio. La situación fue muy complicada, ya que llegó a sufrir bullying en el colegio. Los dos años siguientes los pasó encerrado en casa, aislado, hasta que su padre decidió apuntarlo a la Fundación ONCE y fue entonces cuando comenzó a cambiar su vida. Con la ayuda de un psicólogo, Javier fue muy valiente y supo ver que no podía seguir así. Luchó y mucho para llegar hasta lo más alto.

Rompiendo barreras para llegar a lo más alto

Gracias a la ayuda prestada por la ONCE, Javier aprendió a comunicarse con dactilológico en palma y también el braille. Así, pudo volver a estudiar y terminar con un expediente brillante. Pero, para él, esto no fue suficiente y quiso seguir rompiendo barreras. Entró en la Universidad Autónoma de Madrid para estudiar el doble grado en Derecho y Empresariales y con 25 años se marcó otro objetivo: estudiar en Londres a través de una beca Erasmus.

No tuvo muchas dudas y junto con su mediadora, comenzó uno de los retos más difíciles. Él mismo asegura que tuvo que luchar muy duro. Se le presentaron muchas dificultades, pero como apuntó en una entrevista “La clave para triunfar es decir sí” y la palabra “imposible” ya hace mucho tiempo que dejó de usarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Video Lightbox Plugin