¿Que la tecnología nos facilita el día a día? Eso depende de a quién le preguntes. Si le preguntas a una persona con discapacidad quizás te conteste que no lo suficiente y que se podría hacer mucho más. Y es que la accesibilidad es una asignatura que todavía queda pendiente aprobar.

Hace unos días, con motivo del Mobile World Congress,  lanzamos la campaña #TecnologíaAccesibleYA en redes sociales, para recoger sugerencias o ideas para hacer  la tecnología más accesible, y hemos llegado a algunas conclusiones que nos gustaría compartir con vosotros.

Muchos de los productos tecnológicos disponibles carecen de sistemas de accesibilidad

Y esto es un grave error. Porque, como dice Manel Alcaide, CEO de Visualfy, desde su cuenta personal de Twitter “La accesibilidad no es para personas con discapacidad, la accesibilidad mejora la experiencia de todos los usuarios”.

No hay más que descargarse unas cuantas apps para darse cuenta de que la mayoría de ellas carecen de sistemas adaptados. Pero no solo a apps nos referimos. Ordenadores, electrodomésticos, etc. Un sinfín de productos del mercado no están adaptados para que los utilicen personas con discapacidad.

tecnología con barreras de accesibilidad

Algunos teléfonos móviles sí que empiezan a presentar compatibilidades con algunas ayudas auditivas o apps como Visualfy Mobile que está disponible en teléfonos con sistema operativo Android y que permite hacer accesibles la notificaciones. Otros como ‘Doro’, incluyen funcionalidades ya integradas para personas con pérdida auditiva.

Quizás contar con equipos de trabajo formados por personas diversas puede ser la solución para que la tecnología sea más accesible. Incluir a personas con discapacidad en los diferentes procesos de desarrollo de productos aporta una visión diferente porque como aporta María José CSO de Visualfy en Twitter “Solo equipos diversos pueden crear una tecnología para todos.”

La accesibilidad web, todavía una asignatura pendiente

La mayoría de las páginas web se construyen sin tener en cuenta a las personas con discapacidad. De ahí que muchas veces surjan dificultades para acceder a la información debido a la falta de accesibilidad.

En el caso de las personas sordas o con pérdida auditiva, muchas de ellas, al utilizar la Lengua de Signos como lengua comunicativa encuentran barreras para entender los textos de la web. Como sabrás, la Lengua de Signos presenta una estructura gramatical muy específica, diferente a la que utilizan las personas oyentes para comunicarse. Es por ello que, en la mayoría de casos, tanto la lectura fácil como la grabación de vídeos en LSE con los contenidos de la web (como hacemos en Visualfy) serían dos buenas opciones para favorecer la accesibilidad.

Tal y como sucede en las webs, en los buscadores también resulta complicado entender la información presentada. Mari Carmen pide a través de nuestra landing que “se ofrezca también la información en lengua de signos. Es muy difícil para muchas personas sordas entender la información por escrito sin adaptarla”.

Aunque lo cierto es que Google ya está trabajando para facilitar su acceso a las personas sordas y con pérdida auditiva y ya ha puesto en marcha algunas herramientas a las que pronto se unirán muchas más.

Los contenidos audiovisuales tampoco son accesibles

Muchos de los contenidos en vídeo que aparecen en internet, también carecen de su versión accesible. Muchos de ellos los encontramos en páginas webs, otros en plataformas específicas como Youtube o Instagram.

YouTube por ejemplo, tiene la posibilidad de añadir subtítulos de manera automática pero como apunta también Mari Carmen: “Los subtítulos automáticos fallan mucho”. Revisar lo que pone en los subtítulos y corregirlos si fuese necesario no cuesta nada y ayuda a hacer llegar los contenidos a mucha más gente.

Muchos de los anuncios que también nos encontramos en Youtube o de los que aparecen en televisión carecen también de subtítulos, por lo a veces es complicado entender lo que se está anunciando. “Necesito subtítulos en todos los canales de publicidad” pide Isa en Twitter. Sin embargo, también se empiezan a dar pasos en materia de inclusión en los anuncios publicitarios incluyendo personas diversas con implantes o sordas signantes en ellos.

¿Para cuándo una atención al cliente adaptada a las necesidades de cada uno?

Otra de las áreas que más dificultades presenta es la de atención al cliente. En el caso de las empresas privadas, no todas presentan atención al cliente accesible. Para poder comunicarse con personas signantes es necesario crear canales que faciliten la comunicación en LSE u ofrecer alternativas como la comunicación vía email o mensaje de texto. Empresas como Bankinter o Carrefour ofrecen alternativas accesibles. Apple permite contactar con el servicio de soporte a través de chat en directo o e-mail.

Algunas empresas de telefonía móvil llaman indiscriminadamente día tras día a personas que debido a la pérdida auditiva no pueden mantener conversaciones telefónicas. “Que las compañías de teléfono sepan que ese número pertenece a una persona sorda y que no llamen constantemente para hacer ofertas. Que lo hagan por mensaje”, sugiere Mari Carmen. No cuesta nada proponer otras opciones de comunicación más útiles y menos intrusivas.

En el caso de las entidades públicas, muchos de los hospitales, los centros educativos o los transportes no están preparados para atender a personas con discapacidad auditiva.  Muchos de ellos incluso tienen sistemas de bucles magnéticos pero con frecuencia lo tienen apagado y los empleados no han recibido instrucciones de cómo usarlo. 

“Necesitamos tener intérprete de Lengua de Signos en todos los ámbitos (educación, sanidad, etc…) para poder comunicarnos directamente y con facilidad y comodidad”, apunta Cristi desde nuestra landing de campaña. También se destaca la importancia de avisar sobre cambios de citas directamente a las personas sordas: “No a sus familiares, la persona sorda tiene derecho a la intimidad y a recibir la información de manera directa por correo o WhatsApp. Nunca llamada telefónica.”, añade Mari Carmen.

Leyendo todas las propuestas anteriores, ¿se te ocurren motivos para no poner la tecnología al servicio de la accesibilidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This