Diferentes estudios y asociaciones llevan tiempo alertando de las consecuencias  para la seguridad de las personas con discapacidad de la falta de accesibilidad de los espacios públicos. El colectivo de las personas sordas es uno de los más olvidados y por tanto de los más vulnerables. En el post de hoy analizamos por qué continúan existiendo las barreras sensoriales en espacios públicos que por ley deben garantizar la igualdad de oportunidades, y aportamos diferentes soluciones para mejorar la accesibilidad para las personas sordas y con pérdida auditiva.

Las personas sordas y con pérdida auditiva, uno de los colectivos olvidados en los proyectos de accesibilidad

La sordera es conocida como la discapacidad invisible, pues a no ser que tratemos de comunicarnos con una persona sorda y sea usuaria de lengua de signos o nos lo haga saber, nada a simple vista nos hará identificarla como tal. Esto unido a la falta de concienciación y conocimiento sobre las necesidades reales de las personas sordas hace que con frecuencia quedemos excluídas de muchos proyectos de accesibilidad, como certifican estudios como el realizado por  la ONCE de Accesibilidad universal en espacios públicos urbanizados que puedes leer aquí.

Sin embargo, el número de personas con sordera total o parcial es más amplio de lo que se cree y su número no deja de crecer. Según la OMS, en el mundo hay 466 millones de personas con pérdida de audición (más del 5% de la población mundial). Cifra que se prevé crezca exponencialmente en los próximos años debido a diferentes causas. 

La sordera es conocida como la discapacidad invisible, pues a no ser que tratemos de comunicarnos con una persona sorda y sea usuaria de lengua de signos o nos lo haga saber, nada a simple vista nos hará identificarla como tal. Clic para tuitear

Contar con alarmas, señalización y servicios de información adaptados, imprescindible para no excluir a las personas que no oyen bien

Las principales necesidades que tienen las personas sordas o con pérdida auditiva se enmarcan en el ámbito comunicativo. La sordera total o parcial influye en la información que llega a través del oído por lo que ofrecer alternativas, en este caso de carácter visual, es imprescindible. A continuación resumimos algunas soluciones para garantizar la seguridad y el disfrute de los espacios públicos por las personas con pérdida auditiva: 

  • Contar con alarmas visuales de emergencia. Con frecuencia, las personas sordas que acuden a espacios públicos como museos, espacios culturales o bibliotecas se sienten inseguras. Imagina ser una persona sorda, estar visitando un museo y que suene la alarma de incendios. Dependerás de otras personas para entender qué pasa y saber qué tienes que hacer, cuando tienes el derecho a recibir la misma información que un oyente, en tiempo real. Si te encuentras solo en el baño, la situación será mucho peor. 

A pesar de la obligación legal de tener la alarma adaptada, en la mayoría de los espacios únicamente se cuenta con alarmas acústicas. Esto hace que las personas con dificultades para oír bien queden excluidas de los avisos y en peligro. Contar con alarmas que combinen sonido y luz es la solución más acertada para no dejar a nadie fuera y que todas las personas cuenten con la seguridad de que van a poder ponerse a salvo lo antes posible si se produce una emergencia. Visualfy permite, de manera sencilla y sin complejas instalaciones, mostrar la alarma de incendios de modo visual, tanto en la iluminación inteligente del edificio como en el móvil, smartband o smartwatch del visitante, utilizando inteligencia artificial. 

A pesar de la obligación legal de tener la alarma adaptada, en la mayoría de los espacios únicamente se cuenta con alarmas acústicas. Esto hace que las personas con dificultades para oír bien queden excluidas de los avisos y en peligro. Clic para tuitear
  • Ofrecer comunicaciones sonoras (estaciones de tren, aeropuertos, ayuntamientos, hospitales) también de forma visual. En muchos lugares públicos, como por ejemplo estaciones o aeropuertos, cuando se realizan comunicaciones por megafonía pocas veces se hacen también de forma visual, excluyendo de nuevo a las personas sordas que no se enteran de si un tren se retrasa o si en el último momento cambia la puerta de embarque de un avión. En ayuntamientos, hospitales y otros centros de la administración pública también nos encontramos con la problemática del anuncio de turno, que en la mayoría de ocasiones se comunica de forma oral o mediante pitidos. Informar combinando señales visuales e información escrita directa al usuario garantiza que la persona sorda reciba la misma información que un oyente. Visualfy dispone de diferentes servicios para adaptar cualquier pitido, y permite integraciones para avisar directamente al usuario de información que se considere relevante. 
  • Ofrecer alternativas al contacto telefónico o telemático. A la hora de acudir al médico o al SERVEF, por ejemplo, necesitamos pedir cita. Entre las opciones que nos encontramos tenemos la posibilidad de hacerlo de forma telefónica o telemática, opciones que para las personas sordas suponen una barrera más puesto que hablar por teléfono puede resultarles complicado y la accesibilidad web es con frecuencia deficiente. Mejorar la accesibilidad de webs y apps y ofrecer alternativas al teléfono como el correo electrónico, sms o whatsapp, o la reunión presencial haciendo uso de un intérprete de Lengua de Signos, son algunas de las buenas prácticas a implementar.
  • Señalización visual. Ofrecer señalizaciones fáciles de entender (lectura fácil) es imprescindible, sobre todo las que hacen referencia a evacuaciones en caso de emergencia. 
  • Contar con bucles magnéticos. Resulta necesario contar con bucles de inducción magnética para cumplir con la normativa de accesibilidad del Código Técnico de Edificación en salas de conferencias, teatros, salas de actos o puntos de información. Los bucles amplifican el sonido de audífonos e implantes cocleares haciendo que sus usuarios tengan más facilidades para escuchar mejor. 
  • Ofrecer información en Lengua de Signos y la posibilidad de contar con un intérprete. Imagina ir a la administración pública y descubrir que solo pueden atenderte en un idioma que no es el tuyo. Esta es la realidad de miles de personas sordas en España. Las personas sordas signantes necesitan comunicarse en Lengua de Signos para no perder información relevante. Contar con profesionales especialistas en LSE, intérpretes o el servicio de interpretación online SVisual es esencial. Contar con materiales de apoyo adaptados en lectura fácil o vídeos informativos en Lengua de Signos complementará la información aportada presencialmente y facilitará el entendimiento y la asimilación de la información aportada. 

Pensar en accesibilidad es pensar en mayores oportunidades para todos. Porque la accesibilidad no solo beneficia a unos pocos, sino a todas las personas que o bien por edad o por sus circunstancias puedan precisar de ciertos servicios o facilidades en un momento concreto. Implementar planes de accesibilidad completos aporta  infinitas ventajas. En Visualfy estaremos encantados de ayudarte a convertir tu espacio en un entorno deaf friendly, más cómodo y seguro para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This