Es habitual que muchas veces nos equivoquemos en la elección de las palabras que utilizamos al hablar. Ya os hablamos hace unas semanas de la diferencia entre Lengua o Lenguaje de Signos y cuál era la forma correcta de utilizar la expresión.

Hoy, continuaremos ayudándote a que corrijas una expresión muy común entre las personas de nuestro entorno. Hoy te explicamos la diferencia entre sordo y sordomudo.

Definición de Sordo, Mudo y Sordomudo.

Antes de entrar en mucha explicación es interesante rescatar su definición según la RAE. La Real Academia de la Lengua Española define a una persona sorda como aquella que padece una pérdida auditiva en mayor o menor grado.

La persona muda es aquella que no puede hablar a causa de una discapacidad física o de una lesión en las cuerdas vocales.

La persona sordomuda es aquella que es sorda de nacimiento y que padece por ello graves dificultades para hablar mediante la voz.

Estas definiciones en realidad, lo que dejan muy patente es lo anticuadas que están algunas de las definiciones de la Real Academia de la Lengua.

¿Cómo sienta a un sordo llamarle sordomudo?

La palabra “sordomudo” es un término molesto y ofensivo para la Comunidad Sorda, ya que la sordera no impide por sí misma el desarrollo del habla. Antiguamente se pensaba que una persona sorda no podía comunicarse, pero eso no es del todo cierto, ya que pueden comunicarse en Lengua de Signos. Pero además, cabe destacar, que una persona sorda, puede comunicarse también en Lengua Oral.

Podemos decir que, para aquellas personas que dominan tanto la lengua oral como la lengua de signos su capacidad de interacción social es el doble, pueden elegir la lengua en la que se comunican y acceder a más gente.

Entonces, ¿una persona sorda puede hablar?

Una persona sorda de nacimiento que no haya desarrollado el habla de pequeña por medio de la audición puede conseguirlo gracias a la rehabilitación logopeda. El desarrollo del habla está muy influenciado por el entorno de la persona sorda, los padres, familia, amigos…, pero principalmente depende del esfuerzo de cada uno

Por tanto ya sabemos que una persona sordomuda es aquella que además de tener una pérdida auditiva también tiene un problema en las cuerdas vocales que le impiden hablar con la voz.

Y una persona sorda es aquella que no puede es oír pero puede aprender a usar su voz. Sus cuerdas vocales están en perfecto estado y, con esfuerzo e interés consiguen hablar las lenguas orales casi igual que cualquier oyente, con la única diferencia de la entonación que les puede costar más de conseguir.

Este esfuerzo e interés es el que vemos que les falta a muchas personas. Estamos acostumbrados a escuchar y leer constantemente en los medios de comunicación como utilizan este vocabulario de manera incorrecta sin prestar atención ni molestarse en corregirlo. Los medios son uno de los más importantes canales de difusión que hay, y todos los seguimos y aprendemos de ellos, así que es importante que expresen los conceptos de manera correcta y adecuada.

¿Qué os parece si nos ayudamos a educarnos entre todos y hacemos una sociedad más justa e inclusiva?

visualfyhome

Nuestra solución de accesibilidad doméstica

visualfyplaces

Tu hotel, mejor accesible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Video Lightbox Plugin