Oír por primera vez, o volver a oír tras un largo periodo de tiempo, conlleva un proceso de trabajo largo y, a su vez, lleno de curiosas reacciones. Algunos sonidos pueden asustar, otros sorprender y otros, sencillamente, pueden transmitir una enorme felicidad. La mayoría de las reacciones dependen del momento de la aparición de la pérdida auditiva y, por tanto, de la memoria auditiva que se tenga. Hoy os contamos las reacciones que, a nuestro juicio, pueden resultar más interesantes.

Cuando empezamos a oír tras una pérdida auditiva

Partiendo de la premisa de que no es lo mismo la pérdida auditiva prelocutiva y la postlocutiva, es decir, la sordera que aparece antes de adquirir el lenguaje (entre los 0 y 2 años) y la que aparece tras haberlo adquirido, hemos de señalar que la memoria auditiva juega un papel importantísimo al recuperar la audición, pues de ella dependerá nuestra capacidad de identificar sonidos o no.

Tanto para escuchar por primera vez como para recuperar parte de la audición que perdimos, necesitamos, aparte de ayudas técnicas, aprendizaje y mucho entrenamiento, es decir, necesitamos también comprender los sonidos. Así que, del mismo modo que entrenamos nuestros cuerpos para tener más fuerza, agilidad o resistencia, también tendremos que estimular y entrenar nuestros oídos cuando empezamos a oír por primera vez.

Curiosidades de usar audífonos, aparatos auditivos y otras ayudas técnicas para sordos

Cuando las personas con pérdida auditiva empiezan a oír, las situaciones cotidianas que se viven pueden resultar muy curiosas. «¿Pero eso suena así?» Se preguntan muchos de ellos.

Hemos acudido a al foro AskReddit, donde personas que han recuperado su audición, cuentan sus primeras impresiones y reacciones. Estas son algunas de ellas:

“Grité cuando escuché por primera vez la descarga de un inodoro…”

“Se sorprendió al escuchar el sonido de la grava al caminar sobre ella, de que la lluvia tenga un sonido ..”

“Si estás muy quieto y alejado de otros ruidos (no hay coches, no hay pájaros que cantan en el campo, juro que hay un ligero sonido casi húmedo que la nieve produce al caer sobre cosas que aún tienen que cubrirse de nieve…”

“Después de obtener mi único audífono, me puse de pie junto a mi cama e hice que las mantas se arrugaran durante mucho tiempo ..”

“Cuando mi abuelo recibió audífonos, se sorprendió por el rango de tono y tono en las voces de sus nietos. En ese momento, éramos siete, con edades comprendidas entre los cuatro y los dieciocho. No sé cuánto tiempo había estado así, pero estaba abrumado por eso…”

“Una vez usé mis audífonos mientras estaba en la oficina. Cada ratón de computadora, cada teclado, ¡el bolígrafo haciendo clic!  ¡arrrgh! Normalmente uso los audífonos para sordos solamente en reuniones. De lo contrario, simplemente disfruto de un dulce silencio..”

“Cuando conseguí mi implante, no me di cuenta de lo ruidoso que puede ser el orinar …”

“Soy parcialmente sordo y tuve audífonos cuando tenía 15 años. Recuerdo que fui a mi habitación con mis audífonos y escuché un grillo por primera vez. Por alguna razón, el ruido me asustó tanto que lo grabé y se lo mostré a mi papá llorando porque me estaba asustando y el ruido no se detenía.  Además, el sonido del cabello al cepillarse contra un audífono es un sonido horrible que todos deberían apreciar no tener que escucharlo…”

“Me levanté para salir y pensé que me había desgarrado los pantalones debido al ruido, pero solo era mi cazadora que se frotaba…”

“Mi mejor amigo era sordo. Cuando empezó a usar audífonos para sordos me dijo que no sabía que el papel hacía ruido al moverlo.. ”

La memoria auditiva y la tecnología, una excelente alianza

La memoria auditiva es la encargada de conservar, a corto plazo, toda la información sonora que recibimos de nuestro alrededor. Como apuntamos inicialmente, es un elemento clave para recordar sonidos y para volver a reconocerlos cuando recuperamos la audición. Nuestra memoria auditiva dependerá de si nuestra discapacidad auditiva es prelocutiva o poslocutiva y, probablemente, habrá muchos sonidos que tendremos que aprender de nuevo.

Una de las claves para mejorar la memoria auditiva es mejorar la capacidad de retención y almacenaje y para ello, la tecnología también está de nuestro lado. Ayudas técnicas como Visualfy Home, pueden ayudarnos a no perdernos ningún evento sonoro de nuestro hogar, identificar situaciones con sonidos y entrenar así nuestra memoria auditiva cada día.

Y tú, ¿tienes pérdida auditiva? ¿podrías contarnos alguna curiosidad como estas? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This