Los españoles tardamos entre siete y diez años en reconocer que hemos perdido audición y necesitamos ayuda, algo totalmente impensable si descubriéramos que no vemos del todo bien y necesitamos gafas.

El proceso de adaptación y corrección de una pérdida auditiva tiene importantes consecuencias en nuestra vida social y en nuestra salud. Tener una pérdida auditiva sigue estando estigmatizado socialmente. Mucha gente lo oculta hasta que supone un freno insalvable en sus vidas. Lo importante es que no te pare, que sigas siendo tú y disfrutes de la vida como siempre.

La pérdida auditiva no tratada te aleja de tu entorno y provoca problemas de salud.

La pérdida auditiva trae consigo problemas adicionales y afecta a nuestra calidad de vida más de lo que imaginamos. Puede provocar graves problemas de salud si no se trata a tiempo. A mayor pérdida de audición, peor salud.

Nuestras relaciones familiares o de trabajo se ven afectadas poco a poco. Tener que repetir todo todo el tiempo al final se vuelve incómodo.

Poco a poco se va construyendo una barrera en el proceso comunicativo porque estamos dejando de comprender nuestro entorno. Nuestra agudeza mental y capacidades comunicativas disminuyen notablemente y nuestra capacidad cerebral de procesar los sonidos y reconocer el habla, se deterioran, llegando incluso el cerebro a olvidarse de oír.

También afecta a nuestro cuerpo de muchas formas: cansancio recurrente, dolor de cabeza, cambios en la visión, el dolor muscular, mareos, estrés y trastornos del sueño entre otros.
No afrontar el problema te llevará a perder más el sentido del oído y te impedirá disfrutar y vivir una vida plena.

reconocer tu perdida auditiva te hará mas feliz

 

¿Cómo identificar que realmente tenemos una pérdida auditiva?

La capacidad auditiva empeora a partir de los 40 años, casi la mitad de la población sufre del oído. Se suele pensar que es normal perder algo de capacidad auditiva con la edad, pero su progresión puede desembocar en una pérdida de audición grave si no se trata a tiempo.

Quedarte esperando a que la audición vuelva a tus oídos no es un buen plan. En Visualfy te proponemos reflexionar para detectar una posible pérdida de audición:

  • ¿Necesitas que alguien te repita parte de la conversación cuando estás en grupo y te sientes frustrado?
  • ¿Necesitas aumentar el volumen de la televisión tan alto que los que están a tu alrededor se quejan?
  • ¿Tienes dificultad para entender bien una conversación al teléfono?
  • En el trabajo, ¿ha disminuido tu productividad? ¿Necesitas espacios en silencio y huyes del ruido para entender y comprender instrucciones de un compañero o superior?
  • ¿Escuchas un ruido como un zumbido, pitido o roce?
  • ¿Tienes que esforzarte para entender lo que se dice en un auditorio o iglesia?
  • Repites a menudo: ¿cómo? ¿puede repetirlo? ¿qué?

Si has contestado afirmativamente a varias preguntas y vives estas situaciones, deberías acudir a la consulta del especialista y hacerte una revisión auditiva.

Si sospechas que tienes pérdida auditiva consulta a un especialista.

Si sospechamos que hemos perdido oído, cuanto antes acudamos a un especialista, más probabilidades de mejora tendremos. Hay muchas soluciones a nuestro alcance: audífonos, el apoyo de nuestro Visualfy Home, subtítulos, rehabilitación auditiva, la LSE como apoyo o lengua principal o algunas medicinas, son algunos ejemplos.

Reconocer que no oyes bien, pedir ayuda y seguir con tu vida, un camino de crecimiento personal.

Negar la realidad y no aceptar que tenemos pérdida auditiva es andar en la dirección incorrecta y malgastar energía. Si lo aceptamos, lo comprendemos, y si lo comprendemos, dejamos de sufrir.
Muchas personas tienen miedo de reconocer su pérdida auditiva por miedo a ser considerados menos capaces, e incluso, perder sus trabajos. Eso es porque desconocen que existen soluciones en el mercado que les permiten desarrollar una vida con total normalidad.

Si sigues pensando que no tienes ningún problema, estás renunciando a vivir plenamente y te estás perdiendo todos los beneficios de tratar tu pérdida auditiva como mejorar las relaciones familiares y sociales, realizar actividades de forma independiente, mejorar la confianza en el trabajo, disfrutar de una buena conversación en grupo, asistir a una conferencia …

¿Te parece poco?

La mayoría de las personas que han dado el paso de aceptarlo, cuentan que ha valido la pena por ellos mismos, por sus familias y por su entorno.

Infórmate, pide ayuda a tu familia y a los profesionales, y cambia de perspectiva. Vivir con una pérdida de audición es un reto y un viaje de crecimiento personal. Tendrá malos momentos, pero, también, muchas oportunidades de aprendizaje.

Apostar por nuestra felicidad, siempre vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Video Lightbox Plugin

Pin It on Pinterest

Share This