Como hoy es el día que empieza el verano, queremos contaros una historia de superación relacionada con el agua y la playa.

El protagonista de la historia es Leroy Colombo, un chico americano que nació en 1905 y que a los siete años sufrió meningitis y se quedó totalmente sordo y sin movilidad en las piernas.

No le importaron las dificultades y, para fortalecer sus piernas, comenzó a nadar y en un año consiguió volver a andar. Para comunicarse, aprendió a leer los labios y en la Escuela de Texas para Sordos aprendió ASL.

Con 18 años consiguió el título de socorrista y durante 40 años, salvó a más de 907 personas, lo que le llevó a entrar en el libro Guinness de los Récords. Dicen que tenía un “sexto sentido” para saber cuándo una Persona Sorda se estaba ahogando.

Dejó el trabajo de socorrista a los 62 años por una enfermedad del corazón, pero continuó nadando hasta que murió en 1974.

La ciudad de Galveston (EE.UU) le dedicó una calle con su nombre para que siempre fuera recordado por ser una persona valiente y muy generosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Video Lightbox Plugin

Pin It on Pinterest

Share This