Hablamos con María Jesús Rodríguez, pionera de la Enseñanza Musical en niños sordos.

Un hecho que desconoce mucha gente que no está vinculada con el mundo de la sordera es la relación de las personas sordas con la música. Desde el desconocimiento podemos pensar que esa relación es inexistente, pero desde luego no es así.

Por un lado, los diferentes grados de sordera y el hecho de que personas con restos auditivos tengan la capacidad de escuchar parcialmente. Por otro, el avance tecnológico en prótesis auditivas. Ambos hacen que el disfrute de la música pueda ser igual en una persona sorda y una oyente. Y, por supuesto, aunque la persona sorda no utilice ayudas auditivas o no escuche nada, el espacio para la experiencia musical sigue existiendo: en forma de vibraciones y sensaciones táctiles.

María Jesús Rodríguez, pionera de la Enseñanza Musical en niños sordos.

Y si hablamos de aprendizaje, ¿pueden las personas sordas aprender música y tocar un instrumento?

Para hablar de todo ello, nos hemos puesto en contacto con María Jesús Rodríguez, andaluza de Almería, y profesional de vocación de la enseñanza musical. Su currículum es tan extenso que es imposible resumirlo, pero baste señalar que Maria Jesús es profesora de Educación Primaria y Secundaria de Educación Musical, coordinadora de numerosos cursos pedagógicos dirigidos a estudiantes y maestros, y formadora de opositores a maestros.

Además, y es lo que nos ha hecho ponernos en contacto con ella, es la creadora del método musical MUSIQUEANDO, que, aunque ella nos lo va a explicar mucho mejor, hace especial hincapié en el aprendizaje musical de niños con capacidades especiales. Entre ellos, por supuesto, niños sordos.

Pregunta: Hola, María Jesús, es un placer conocerte y gracias por colaborar con Visualfy ¿Cómo te gusta presentarte?

Respuesta: Gracias a vosotros por invitarme a participar en vuestro blog. Me gusta presentarme como maestra de primaria, especialista de Educación Musical desde hace ya casi tres décadas y una firme defensora de una integración escolar de calidad.

P.: ¿Qué consideras que aporta el aprendizaje musical en nuestro desarrollo como seres humanos?

R.: Hoy en día es indiscutible el poder que la música ejerce sobre nuestros estados de ánimo. Hay numerosos estudios serios que relacionan de forma exponencial el desarrollo de la capacidad intelectual, y también emocional, con los estudios musicales a temprana edad; la bibliografía sobre este hecho sería interminable. Por concretar, la música favorece el aprendizaje, nos relaja, nos da seguridad en nosotros mismos y en el entorno que nos rodea, nos hace ser más críticos, mejora la motricidad, la memoria, la creatividad, la concentración y desarrolla estructuras complejas de pensamiento cognitivo. Pero sobre todo, y probablemente lo más importante, nos hace disfrutar.

Beneficios de la música en los niños sordos

P.: ¿En qué consiste el Método Musiqueando?

R.: Musiqueando es un sistema silabofónico de Educación Musical dirigido a niños de habla castellana, apoyado por el uso de los recursos folclóricos de cada zona y de la improvisación como principal objeto de aprendizaje. Sus principales premisas son la sencillez y similitud con el lenguaje hablado respetando las diferentes formas de modulación de la voz regionales y provocando la improvisación y creación personal con la ayuda constante de objetos sonoros del entorno, así como la construcción propia de instrumentos muy sencillos. Es un material didáctico que respeta los tiempos de aprendizaje de cada individuo y que sigue una estructura ordenada y efectiva. MUSIQUEANDO trabaja la Educación Especial de 1º a 6º de Primaria.

P.: ¿Cómo surgió tu inquietud de trabajar con niños con necesidades especiales?

R.: Surge por la necesidad de impartir clases de Educación Musical de calidad fácilmente adaptables a las necesidades reales de aulas heterogéneas e inclusivas.La Escuela Primaria debe de garantizar unos aprendizajes mínimos de todas las disciplinas a todos los individuos según sus capacidades. Mi principal preocupación ha sido siempre que los niños amasen la música y se acercasen a ella sin miedo, con naturalidad, explorando, investigando, manipulando, divirtiéndose e incorporándola a su vida de la forma más natural. Destacaría que mis alumnos me han ido enseñando en toda mi carrera profesional tanto o más que yo a ellos, porque me han ido mostrando sus necesidades de aprendizaje y marcándome el itinerario de trabajo para llegar a meta.

El método integra a los alumnos que requieren refuerzos educativos en su aprendizaje, ya que se respetan los diferentes ritmos de trabajo de cada individuo, incluyendo al alumnado de Educación Especial o con discapacidades que afectan al habla, al oído, a la motricidad, al lenguaje y a la comunicación.

P.: Imagino que habrá un gran trabajo detrás para poder adaptar el método a las necesidades específicas de cada alumno.

R.: Claro. Es que en eso consiste enseñar para mí a todos los niveles. Los docentes tenemos el trabajo más hermoso, que consiste en trasmitir conocimientos a otros con generosidad infinita. Las administraciones y los medios informativos gestionados por estas se han esforzado en desprestigiar tanto la labor docente como la de las familias en los últimos años, pero nunca una sociedad estuvo tan implicada en la educación de sus niños.

La familia y el docente, son los garantes de esta educación integrada. Cuando a unos padres se les confirma la discapacidad, en este caso auditiva, de sus hijos, se volcarán en buscar los medios necesarios para facilitarles su acceso a todas las áreas de la vida.

Del mismo modo, cuando un docente reciba a sus alumnos, evaluará sus necesidades, sus preferencias y su potencial y buscará la metodología adecuada para que cada uno saque lo mejor de sí mismo generando confianza y conocimiento.

P.: Háblanos un poco del Método Musiqueando para niños sordos.

R.: MUSIQUEANDO no es una metodología específica para sordos, es una metodología para todos los niños, incluidos los niños sordos. El sistema se fundamenta en objetos de aprendizaje vivos que acepten las adaptaciones o cambios que se quieran en cada momento, con actividades intuitivas y sencillas que sigan un orden lógico de dificultades. El seguir una secuenciación metodológica muy simple y bien estructurada, permite que el alumno/a casi trabaje solo/a y pueda ser ayudado por cualquier adulto, aunque no sepa música.

El método persigue adaptarse a los alumnos que requieren refuerzos educativos en su aprendizaje, ya que se respetan los diferentes ritmos de trabajo de cada individuo, incluyendo al alumnado de Educación Especial o con discapacidad.

P.: ¿Qué capacidades y habilidades desarrollan los niños sordos con los que trabajas?

R.: Las mismas que los oyentes, seguridad en sí mismos y disfrute con el maravilloso mundo sonoro que les rodea. La pérdida auditiva, aísla al individuo. Para cualquier alumno con alguna discapacidad psíquica o física, es doblemente importante su interrelación con el medio más cercano, su observación y conocimiento, para aprender a integrarse y a disfrutar con ello. En el mundo de intereses infantiles, como todos sabemos, la familia, la escuela, el campo, la localidad o la ciudad, tienen un papel protagonista. Es conveniente que les animemos a hablar de ello, que les enseñemos a observar todo lo que les rodea, y en concreto, los ruidos y sonidos que lo forman. Para los niños que no han oído nunca, es muy importante, en estas etapas, aprender a imaginar cómo suena cada cosa, ponerle un sonido característico a cada objeto o ser animado, pues así sonarán y serán codificados para él el resto de su vida. Es necesario ayudarles a imaginar correctamente, para que puedan ir creando progresivamente, estructuras sonoras más complejas.

Afortunadamente, hoy en día entendemos que es posible que el niño sordo disfrute y entienda el mundo sonoro y su manifestación más mágica, La Música.

Los cuadernos son de inestimable ayuda, hasta para el que no ha oído nunca porque son muy sencillos e intuitivos. Acercamos a los niños y niñas los sonidos que les rodean para que los puedan entender, mediante el oído para los oyentes, y a través del tacto y la vista para el resto.

Con la manipulación de objetos sonoros, aprenderemos las cualidades de los sonidos: altura, intensidad, duración y timbre. Trabajaremos la vocalización y aprenderemos estructuras rítmicas y patrones percusivos agitando, golpeando y traduciendo a la grafía no convencional y convencional, posteriormente.

Para los niños que no han oído nunca, es muy importante, en estas etapas, aprender a imaginar cómo suena cada cosa, ponerle un sonido característico a cada objeto o ser animado, pues así sonarán para él el resto de su vida Click Para Twittear

Entre nuestros lectores hay personas sordas usuarias de lengua de signos y personas sordas que se comunican oralmente utilizando audífonos o implantes cocleares.

P.: ¿El Método Musiqueando es válido tanto para niños sordos signantes como para niños sordos que escuchan a través de sus prótesis auditivas?

R.: La principal característica de MUSIQUEANDO es que es apto para todo el mundo, porque se adapta a las necesidades de cada uno. El resultado final depende de las ganas de aprender y de la motivación que consigamos con cada niño o niña, al margen de su capacidad auditiva. Dicho de otro modo, las ganas de aprender y de disfrutar dependen de la estabilidad emocional de los niños, que nada tienen que ver sus capacidades físicas, sino cómo sean capaces de gestionarlas. La Comunidad Educativa formada por familias, docentes y administraciones, tiene la obligación de proporcionar una educación integral basada en la confianza de cada ser humano y en las ganas de superar barreras y eliminar etiquetas; y esto, insisto, es algo común en oyentes y no oyentes. Cada persona oye lo que oye y disfruta con lo que disfruta.
Dicho esto, me parece necesario que todo el profesorado tenga unos conocimientos mínimos sobre el uso de prótesis y lengua de signos. También debería existir un protocolo para la detección de la discapacidad auditiva desde edades muy tempranas, ya que es en el colegio donde se descubren la mayor parte de las veces y más en concreto en el aula de música.

P.: ¿Un niño sordo con implantes cocleares puede alcanzar las mismas habilidades musicales que un niño no oyente?

R.: Rotundamente dependerá de las habilidades musicales del niño con implante y de las del niño oyente. Cuando tenemos niños con implantes cocleares u otro tipo de prótesis, tenemos que tener en cuenta desde cuando las lleva, cómo las lleva, precauciones a considerar, etc. Esto sería parte del proceso de adaptación como en cualquier otro alumno con características a valorar. Por lo demás, un niño con implante puede estar muy motivado y encantarle tocar el piano todo el día, y el compañero, que lleva media vida con el instrumento, estar deseando deshacerse de él.

Si nos preguntamos si tienen las mismas opciones, es evidente que a priori no, pero no sé lo que pensaría Beethoven de esto y si debería preocuparnos realmente. Considero que, si un niño disfruta con la Música, debemos de proporcionarle todos los medios a nuestro alcance para que continúe trabajándola como con cualquier otra disciplina.

P.: ¿Cómo podemos animar a los papás de niños sordos a que se decidan a descubrir el mundo de la música a sus hijos?

R.: Para las personas con pérdida auditiva, es todavía más necesaria la educación sonora, entender la importancia de los sonidos en su entorno, como afectan en las reacciones de los demás y, sobre todo, disfrutar con el ritmo y el orden que proporciona la Música o en su defecto, la secuencia musical.

Una de las cosas que más me han llamado la atención con los alumnos de Educación Especial en general, es el interés que muestran hacia la Educación Musical, por la curiosidad-miedo con la que se enfrentan a ella, y por la indescriptible satisfacción que les produce el poder superar los retos y disfrutar de ellos.

P.: Por último, María Jesús: ¿Cómo podemos informarnos acerca de dónde estudiar el método MUSIQUEANDO?

R.: MUSIQUEANDO se trabaja en colegios de primaria y en colegios de Educación Especial de forma reglada y de forma extraescolar. Pero muchas familias lo trabajan a modo de refuerzo en casa con sus niños. Los libros, Guías y discos los comercializa la Editorial Geu, que lleva años especializada en materiales para Educación Especial.

Los cuadernos de MUSIQUEANDO 1º y 2º, se pueden utilizar indistintamente por niños oyentes y sordos. Lógicamente, se podrán trabajar más o menos, según la capacidad de audición del alumno y sobre todo, insisto, el nivel de motivación de este. Pero son de inestimable ayuda, hasta para el niño o niña que no ha oído nunca. Al ser tan intuitivos, cualquier adulto, incluso padres y madres o profesoras y profesores ajenos a la Educación Musical, puede ayudar a su seguimiento. Las explicaciones de cada actividad vienen reflejadas en la Guía docente 1º. Para los niños que quieran seguir con la lecto-escritura convencional, hay un material específico, el MUSIQUEANDO ANDANTE, que es un cuaderno en este caso, de continuación.

Libros de musiqueando

Para finalizar, invito a familias y a profesores a visitar mi página web yomusiqueo.com, donde desarrollo con más detalle cómo trabajar las diferentes actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This