Got Talent es un famoso formato televisivo mundial de Talent Show, con versiones en multitud de países, y que es líder absoluto de audiencia allá donde se emite.

A la temporada 12 de America´s Got Talent, emitida en 2017, se presentó una cantante y compositora de jazz y pop de 29 años de edad, llamada Mandy Harvey.

Aquí tenéis el vídeo de su actuación, para que disfrutéis de su talento.

Sí, Mandy es sorda. Nació en Cincinnatti, en 1988, y ya desde pequeña tuvo problemas de audición. Aunque cantaba, y sabía que quería dedicarse a la música desde una edad muy temprana, su audición se fue perdiendo gradualmente con el paso de los años, hasta que a la edad de 18 años la perdió totalmente. Había logrado entrar en la Universidad Estatal de Colorado para estudiar Educación Musical Vocal, pero tuvo que abandonar para centrarse en sus problemas de audición y encontrar nuevas formas de comunicación.

En una entrevista para la BBC, Mandy describe cómo, al tener que abandonar la universidad, sintió cómo se rompió su sueño, aquello para lo que sentía que había nacido. Ella misma reconoce que, sin el sueño de la música, se sentía una “cáscara vacía”.

Comenzó entonces su proceso de integración en la comunidad sorda, aprendiendo Lengua de Signos Americana, pero también reforzando la lectura labial. Además, al tener memoria auditiva, continuó sus esfuerzos en mantener sus habilidades de lengua oral.

Fue su padre quien le convenció de dar una nueva oportunidad a la música. Sin muchas esperanzas, Mandy cuenta cómo, con la ayuda de un sintetizador electrónico, podía ver si las notas que salían de su garganta eran afinadas o no. Y con la práctica, su tono y su memoria musical fueron uniéndose hasta que fue capaz de entonar al ritmo de la música.

Mandy representa un ejemplo de superación y apuesta por la comunicación en su más amplia expresión: es signante, realiza lectura labial y también utiliza una comunicación oralista. Clic para tuitear

Mandy actúa descalza para sentir las vibraciones de los instrumentos y poder acompañar su voz. A raíz de ese logro, comenzó a cantar de nuevo, e incluso se atrevió a presentarse en clubes de jazz para cantar en público.
Cuando se presentó a las pruebas de selección de America´s Got Talent, decidió no revelar que era sorda, ya que, según sus palabras, “no quería ser juzgada con un voto de compasión, sino como la artista que soy”.

Todo lo demás, ya es historia. Mandy fue seleccionada para el programa, y en su primera audición consiguió que el jurado pulsara el famoso “Golden Buzzer” (botón dorado), que la llevaba directamente a las finales. Mandy acabó el concurso en una fantástica cuarta posición, lo que le ayudó a continuar su carrera musical, que actualmente desarrolla con éxito.

Mandy representa un ejemplo de superación y apuesta por la comunicación en su más amplia expresión: es signante, realiza lectura labial y también utiliza una comunicación oralista. Y utiliza la música como forma de expresión.

¿Conocías a Mandy?, ¿te ha inspirado su historia? Queremos conocer muchas más historias como ésta, así que, si tú protagonizas alguna de ellas, o conoces a alguien extraordinario, estaremos encantados de que nos la cuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This