Miles de niños y jóvenes en España han tenido que cambiar una educación presencial por otra completamente online, de la noche a la mañana, debido a la crisis del Covid-19. Aunque para todos está suponiendo un gran reto, para los estudiantes sordos la falta de accesibilidad de la mayoría de las herramientas online, unida a la escasa sensibilización y formación sobre sus necesidades, añade barreras que amplían la brecha que les separa de los oyentes en cuanto a igualdad de oportunidades. 

La pandemia del Covid-19 ha provocado el cierre de miles de escuelas de todo el mundo (en este mapa de la UNESCO puedes ver los colegios que han cerrado por países), obligando a más de 1,200.000 alumnos a adaptarse a las nuevas condiciones de enseñanza. Internet y las nuevas tecnologías se han convertido en un salvavidas para colegios, universidades y otros centros de aprendizaje. Les han otorgado herramientas para continuar con la enseñanza desde casa. Sin embargo, no todos los alumnos tienen las mismas facilidades para acceder y utilizarlas. Muchos niños sordos y sus familias se están enfrentando a retos que no existirían si contáramos con un sistema educativo realmente comprometido con sus necesidades. El sistema educativo, igual que en el sanitario como puedes ver aquí, siguen sin garantizar sus derechos como deberían.  En este post recogemos algunos testimonios de cómo están viviendo los estudiantes sordos la situación,  y las mejores prácticas recomendadas por los organismos internacionales para una educación inclusiva. 

La educación online, todo un reto para niños y jóvenes sordos de todo el mundo

En las últimas semanas nuestros hogares se han convertido en las nuevas aulas y las pantallas de ordenador, tablet o móvil en la única vía de contacto posible con los educadores. Esto facilita el contacto de la mayoría del alumnado con el profesorado, dadas las condiciones actuales, pero supone una barrera adicional para todos aquellos niños y jóvenes que ya de por sí se encuentran obstáculos en sus institutos y universidades. No todas las herramientas que se utilizan son accesibles y su uso inadecuado puede provocar exclusión. 

Una profesora con conocimientos de Lengua de Signos que nos hace llegar su testimonio de forma anónima nos cuenta que en la web del colegio en el que ella trabaja “las maestras de infantil envían una programación semanal a través de la web del cole, y las familias acceden a la web y hacen lo que pueden.” En algunos casos los alumnos cuentan con intérpretes de Lengua de Signos, como es el caso de una de las alumnas del colegio de esta profesora: “nuestra alumna sorda tiene diariamente una conexión con su intérprete y va signando con ella, repasan conceptos, cuentos, días de la semana, etc… aspectos propios de infantil 4 años.” Sin embargo, recordemos que en España no todos los alumnos sordos cuentan con intérpretes en las aulas, como te contamos en este post.


Ahora también muchas clases se dan de manera online, ¿se cuenta con intérpretes que apoyen a los alumnos en tiempo real? ¿Se utilizan herramientas de videoconferencia con subtitulación en directo? Mónica Antón, una alumna universitaria, nos cuenta que durante la carrera no ha tenido adaptaciones, que seguía las clases mediante intérprete. Ahora con el confinamiento tampoco se las han facilitado, ha estado siguiendo las clases del mismo modo, teniendo que esperar una semana a que su intérprete se las enviara. “No me importa esperar una semana a cambio de una clase interpretada al 100%.” El 30 de abril nos contaba que se le terminaba el contrato a su intérprete, “no sé si a partir de ese día seguiré recibiendo las clases interpretadas o me tocará protestar y luchar”, confesaba. 

A otros alumnos que llevaban tiempo con un intérprete se les cambió nada más empezar con las clases online. “Ahora tengo otra intérprete que trabaja de forma voluntaria. A esta intérprete ahora tengo que enseñarle de nuevo los signos específicos, ya que ella antes estaba de intérprete en la ESO y los signos específicos de este grado medio no los conoce. En realidad, los aprende rápido, pero yo preferiría estar con la que tenía antes, porque ya me conoce”, cuenta un testimonio anónimo.

Noelia López, una estudiante de Madrid, nos cuenta que en su centro educativo las clases se dan a través de videollamadas y que ella cuenta con intérprete en directo y aún así encuentra dificultades para seguir las explicaciones: “el problema es que, al estar en la misma pantalla, cuando el profesor me da alguna explicación pasa a estar en la pantalla grande y la intérprete en pequeño y no la veo bien, y si lo ponemos al revés no veo al profesor. Al final lo que he tenido que hacer es utilizar la Tablet para uno y el ordenador para el otro, así mejora bastante.” La conexión a internet que a veces falla tampoco ayuda: “a veces que hay fallos en la conexión o que va muy lento y la intérprete se ve entrecortada y cuesta entenderla. Me gusta más la clase presencial.”

Un aspecto que la mayoría de las familias con niños, sobre todo los más pequeños, ven con preocupación es la no asistencia a las sesiones de terapia a las que muchos de ellos acuden habitualmente. Temen a las repercusiones que pueda tener sobre su desarrollo. Desde la Fundación “Dales la Palabra” del Colegio Los Tres Olivos tranquilizan a los padres recordándoles que ‘el ámbito fundamental en el que se adquiere el lenguaje es la familia’, como se puede ver en este vídeo subtitulado.

Otra profesora, de otro centro educativo nos confirma que las barreras de accesibilidad a veces van mucho más allá de la comunicación, “en la web del colegio hay muchísimos materiales en L.S., el problema está en los alumnos que no tienen medios audiovisuales”. Los hijos sordos de las familias con pocos recursos se encuentran muchas más barreras adicionales.

Otra profesora, de otro centro educativo nos confirma que las barreras de accesibilidad a veces van mucho más allá de la comunicación, “en la web del colegio hay muchísimos materiales en L.S., el problema está en los alumnos que no tienen… Clic para tuitear

Junto con Visualfy asociaciones y federaciones de personas sordas como CNSE y sus diferentes movimientos asociativos, FIAPAS y AICE, llevamos mucho tiempo reclamando una educación accesible y sin barreras para todos los niños, que debería ser adaptable a las nuevas circunstancias de aprendizaje online.

¿Cómo facilitar el aprendizaje de los estudiantes sordos durante la pandemia?

Organismos internacionales como la UNESCO o la Federación Mundial de Personas Sordas advirtieron desde el inicio de la pandemia de las graves consecuencias que la falta de accesibilidad de los recursos educativos supone para las personas con discapacidad.  

Éstos últimos, junto con la Federación Mundial de los Jóvenes Sordos, presentaron al inicio del confinamiento una guía con las mejores prácticas para facilitar la accesibilidad a los estudios superiores en las nuevas circunstancias provocadas por la pandemia, que puedes consultar en castellano aquí. En ellas se destaca la importancia de pensar en las necesidades de los jóvenes sordos, “los estudiantes sordos deben tenerse en cuenta a la hora de planificar e implementar la enseñanza online durante la pandemia provocada por el COVID-19.” Insisten en que todos los materiales deben ser accesibles en el momento en el que se publiquen y que las instituciones educativas deben facilitar la interpretación durante las clases online en remoto, así como en subtitulado en directo. Proporcionar las clases grabadas después de que se produzcan, junto con material complementario, ayuda a todos los alumnos a sacar el máximo partido a las clases. 

"La UNESCO o la Federación Mundial de Personas Sordas advirtieron desde el inicio de la pandemia de las graves consecuencias que la falta de accesibilidad de los recursos educativos supone para las personas con discapacidad."… Clic para tuitear

En la guía se pueden leer algunas recomendaciones como contactar directamente con los estudiantes para preguntarles qué adaptaciones necesitan para seguir mejor las clases o que los materiales que se den del curso en vídeo y audio estén adecuadamente interpretados por profesionales cualificados y subtituladas con rigor. Asimismo, remarcan que la responsabilidad de que todo esto se cumpla recae sobre las instituciones educativas y que deben ser éstas las que se encarguen de informar y coordinar las adaptaciones para las personas sordas, y no al revés. La educación está en la base de la integración y la comunidad educativa debe ser consciente de ello y garantizar la igualdad.
Aunque podamos mejorar la educación online y hacerla más accesible, la recuperación de la educación presencial, con todas las medidas de seguridad que se estimen, es clave para todos, pero mucho más para los estudiantes con discapacidad. El equipo que trabaja en El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo que publica periódicamente la UNESCO, en su blog sobre la Educación Mundial, lo explica así (léelo completo aquí): “Las escuelas realizan muchas funciones más allá de la educación. Proporcionan un refugio seguro, un ámbito social, y, para las familias con niños con necesidades especiales, ofrecen un apoyo vital individualizado. (…) Con las escuelas cerradas en todo el mundo algunos maestros están haciendo un esfuerzo adicional (…); esto es la excepción más que la regla. Y no es sostenible”, afirman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This