Entrevistamos a Ricardo Fajardo, arquitecto del Departamento de Consultoría de Ilunion.

Visualfy: Antes de empezar, decirte que estamos encantados de poder entrevistarte. ¿Podrías presentarte y explicarnos quién eres y a qué te dedicas para nuestros seguidores del blog de Visualfy?

Ricardo: Hola, buenos días. Me llamo Ricardo y este es mi signo. Soy una persona sorda de nacimiento, y me pusieron el implante coclear a los 10 años. Crecí integrado totalmente en un entorno oyente. A los 16 años aprendí lengua de signos, un poco tarde, y empecé a formar parte de la comunidad sorda. Esto me ha llevado a que actualmente soy usuario tanto de la lengua de signos como de la lengua oral. Estudié en la Universidad Arquitectura Técnica y terminé en 2011, hace ya 8 años. Desde entonces hasta ahora he estado trabajando en diferentes empresas.

Foto de Ricardo Fajardo

V.: Trabajas en la división de consultoría de Ilunion, ¿por qué decidiste estudiar arquitectura y cómo llegaste a Ilunion?

R.: Desde pequeño me ha gustado el dibujo y siempre he tenido mucha facilidad para las matemáticas. En el colegio sacaba muy buenas notas en dibujo técnico porque me gustaba, y siempre pensé en estudiar algo relacionado con esto. Por eso pensé que Arquitectura Técnica era muy bonito. Me gusta la idea de diseñar casas. Por eso mi elección en la carrera universitaria fue Arquitectura Técnica. Y estoy muy contento porque en la carrera y hasta ahora he aprendido muchas cosas.

En cuanto a cómo me escogieron en Ilunion. Yo mandé mi Currículo a diferentes empresas y, a través de LinkedIn, me llegó un mensaje privado donde me decían que estaban interesados. Estaban buscando una persona con discapacidad para el área de arquitectura, para trabajar de consultor en proyectos de accesibilidad. Enseguida me mostré interesado ya que la accesibilidad es algo muy importante. Así que me hicieron la entrevista y enseguida empecé a trabajar con Ilunion.

V.: ¿Cómo es el trabajo diario de un arquitecto de Ilunion?

R.: Principalmente hago trabajo de oficina. Lo que hago es desarrollar informes de accesibilidad en diferentes proyectos, viendo cuales son las normativas que hay que cumplir en materia de accesibilidad entre otras cosas. En algunas ocasiones tengo que salir de la oficina. A veces es necesario ver in situ el edificio para recopilar la información necesaria y después redactar el informe correspondiente. Pero la mayor parte de las horas de mi trabajo las paso en la oficina.

V.: ¿Qué tipo de proyectos desarrolláis y cómo los enfocáis? ¿Nos puedes poner un ejemplo?

R.: Mi trabajo, que son los proyectos de accesibilidad, está más enfocado a eliminar las barreras arquitectónicas, barreras más físicas. Eliminar las barreras con las que se encuentran las personas en silla de ruedas o las personas ciegas, por ejemplo, hacer accesible una escalera por medio de rampas o hacer los ascensores accesibles con los botones en braille…

V.: Para ti, ¿qué significa que un espacio es 100% accesible? ¿Crees que beneficia solo a las personas con discapacidad?

R.: Pienso que los espacios 100% accesibles son muy importantes para la comodidad de las personas con discapacidad, sobre todo en los espacios públicos. Es importante que las personas estén integradas y no se encuentren con barreras y no les haga falta luchar por todo. Necesitan sentirse igual de cómodos que el resto de la sociedad.

La adaptación de todos los espacios es importante para la autonomía de las personas con discapacidades diferentes, sin necesidad de llevar un apoyo externo constantemente o un acompañamiento. Tenemos que ser independientes igual que el resto, por eso es tan importante la accesibilidad de todos los espacios, para funcionar sin depender de nada.

V.: Ilunion es una empresa pionera en la creación de equipos diversos, ¿cómo está compuesto tu equipo? ¿Qué crees que aporta un equipo diverso a un proyecto y por qué crees que otras empresas deberían tomar nota?

R.: Si, en mi departamento, al ser un centro especial de empleo, hay una gran diversidad de discapacidades, hay de todo. En el área concreta de arquitectura en la que yo estoy la mayoría son oyentes, y también dos o tres personas tienen restos de audición. Que haya diversidad es muy importante y que haya una buena integración para poder relacionarte perfectamente con los compañeros.

Es cierto que las empresas necesitan de esa diversidad, ya que las personas con discapacidad aportan mucho valor. Después de haber cursado unos estudios, ir a la universidad, que una empresa cuente contigo y te den una oportunidad para desarrollarse profesionalmente y aprender hace que tanto la persona como la empresa gane en experiencia.

V.: Es cierto que hay proyectos que se desarrollan gracias a apostar por un equipo diverso, ya que aportan diferentes puntos de vista y gran variedad de ideas.

R.: Si, la personas con discapacidad tienen la capacidad de generar nuevas ideas y pueden aportar conocimientos igual que el resto. Conociendo su trabajo tienen gran facilidad de integrarse en el equipo. Lo importante es que con capacidad y conocimientos y un poco de experiencia pueden aportar muy buenas ideas.

V.: ¿Qué tipo de barreras te encuentras en el trabajo y qué tecnologías o prácticas utilizas para superarlas?

R.: Normalmente no me encuentro con muchas barreras. Aun que sí que hay momentos en los que me encuentro con alguna barrera, como en las llamadas para atender a clientes. En este caso mi compañero o mi jefe atienden la llamada. Es cierto que normalmente intentamos adaptarnos y me comunico con los clientes por medio de email.

Otra barrera con la que me encuentro es el momento de las reuniones, que son muy esporádicas. Si la reunión es con una o dos personas no suelo tener problema, pero cuando son reuniones con mucha gente si que es más difícil para mí. Para superar esta barrera acostumbro a utilizar AVA, una aplicación que graba la reunión y me la muestra en texto en mi móvil. Las traducciones no son 100% perfectas, pero me ayuda bastante para saber que están diciendo y no perder el hilo de la conversación. Es como una guía que me ayuda en estas situaciones.

En ocasiones también recurro a la figura de la Intérprete de lengua de signos, depende de la situación.

V.: Además de AVA o e-mail, ¿utilizas alguna tecnología para superar las barreras de comunicación?

R.: Si, en la oficina utilizamos el Skype para comunicarnos de manera interna entre los compañeros. Es una manera de no tener que levantarme cada vez que quiero hablar con algún compañero, aún que en ocasiones voy y hablo con ellos, uso más el Skype. Para las personas sordas es muy importante disponer de esta tecnología.

V.: Aprovecho para comentarte, por si no lo sabes, que ahora con Skype puedes tener una comunicación hablada y el programa hace una transcripción de subtítulos de manera automática. Es una nueva actualización.

R.: No lo sabía, es interesante, lo miraré. Muchas gracias por avisar.

V.: ¿Crees que en España las empresas e instituciones están comprometidas con la accesibilidad?

R.: Pienso que todavía falta más compromiso. Si que hay empresas públicas y algunas administraciones que tienen espacios adaptados, pero falta mucho por hacer. Poco a poco las empresas van dando trabajo a las personas con discapacidad porque, por ley deben tener un porcentaje de plazas destinadas a ello.

V.: ¿Qué le dirías a aquellas que todavía no han dado el paso?

R.: Les aconsejaría que confíen más en las personas con discapacidad. Muchas empresas son celosas a la hora de contratar a personas con discapacidad, deben dar la oportunidad y apostar por ellas. Si les dan tiempo verán cómo llegan a todo. Lo importante es la confianza.

V.: La accesibilidad, ¿es solo una cuestión de responsabilidad social corporativa?

R.: Pienso que todas las empresas tienen esta responsabilidad. Pero de alguna manera las instituciones y administraciones tienen la responsabilidad de concienciar y sensibilizar al resto, deben dar ejemplo para que las empresas sigan su modelo. Se que el trabajo 100% accesible ahora es un ideal, por eso las empresas públicas deben ser el ejemplo a seguir.

V.: Ricardo, ¿algún proyecto que sueñas con firmar? Cuéntanos tu siguiente meta.

R.: Mi sueño es hacer en un futuro un proyecto de arquitectura adaptada para las personas sordas. Me parece un proyecto muy interesante y diferente a los proyectos actuales de accesibilidad, que están centrados adaptaciones para sillas de ruedas o personas ciegas. Existen algunas cosas en ese campo, pero tengo algunas ideas para hacer este proyecto. Y es necesario.

V.: Cuando hablas de un proyecto de arquitectura adaptada para personas sordas, ¿a qué te refieres? ¿Cuáles son las adaptaciones que ves necesarias y llevarías a cabo?

R.: Para las personas sordas son muy importantes las adaptaciones visuales. Por ejemplo, en una oficina poner las paredes de cristal para poder comunicarte con los compañeros. También poner puertas de cristal para poder ver cuando viene alguien, ya que las personas sordas no podemos oír los pasos si se acerca alguien.

Hacer que todo sea visual, adaptar las alarmas sonoras a efectos lumínicos.

Otra adaptación muy interesante, cuya idea recogí de internet, es eliminar las esquinas en forma de T de los pasillos y hacer que sean curvas. Cuando dos personas sordas van hablando su atención visual no permite ver si alguien va a girar la esquina y es fácil que choquen. Con la curva evitamos estas situaciones permitiendo ver en todo momento si viene alguien.

De momento estas son las ideas que tengo. Espero que se me vayan ocurriendo más.

V.: En la biblioteca de la universidad de Gallaudete tienen espejos en la parte delantera de las mesas para poder ver si se acerca alguien por detrás, porque cuando están estudiando y estas concentrado si alguien viene por detrás sin previo aviso puede asustarte.

R.: Y si alguien se queda encerrado en un baño hay que hacer las puertas con espacio vacío por debajo y por arriba para poder comunicarse.

V.: Por último, ¿algún consejo a los jóvenes sordos para abrirse paso en el mundo profesional?

R.: A las personas jóvenes sordas les diría que estudien algo que les motive, y que luchen por ello hasta llegar a conseguir el trabajo deseado. Muchas veces les dicen que los estudios en la universidad es un reto demasiado difícil. Yo les digo que no hagan caso, puede que el camino sea duro, habrá buenos momentos y malos momentos, pero que no se rindan y continúen. Y si consiguen un trabajo que no les guste que cambien hasta que encuentren el idóneo para ellos.

Que no piensen en las dificultades comunicativas que puedan encontrarse luego en el trabajo, que luchen por conseguir lo que les gusta, primero con una carrera y luego con el trabajo. Siempre se pueden buscar alternativas para eliminar las barreras y conseguir el trabajo ideal para las personas sordas o con cualquier discapacidad.

V.: Ya por curiosidad, ¿conoces otros arquitectos sordos?

R.: En España hay algunos, pocos, pero hay. Aquí en Ilunion hay otro compañero que también es sordo pero trabaja en otro departamento. Si que es verdad que conozco otros arquitectos, pero que actualmente trabajan en otras cosas. Es cierto que en la época de crisis fue muy difícil trabajar de arquitecto y muchos abandonaron y empezaron a trabajar en otros campos. Yo también estuve 5 años trabajando en otras cosas por influencia de la crisis.

V.: Pues muchas gracias por hacer esta entrevista, para nosotros ha sido un placer.

¿Te ha gustado la entrevista a Ricardo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe todos los meses en tu correo posts con consejos, entrevistas, lo último en tecnología accesible e historias que te inspirarán en tu día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This