La accesibilidad universal es como un buen árbitro: debe estar presente, cumplir sus funciones a la perfección, pero sin que se note su presencia. O, al menos, así debería ser.

Un espacio adaptado a los principios de la accesibilidad universal, además de cumplir con la normativa legal vigente en el CTE (aquí te lo explicamos con detalle), proporciona al usuario la mejor experiencia posible, independientemente de sus circunstancias.

Las personas que visitan un museo, un hotel o una biblioteca quieren disfrutar de sus obras de arte, de un viaje maravilloso o de la mejor literatura. A nadie le gusta tener que hablar de las malas condiciones de accesibilidad de un edificio al terminar su visita; igual que nadie quiere hablar de lo mal que lo ha hecho un árbitro al finalizar el partido.

La accesibilidad universal es como un buen árbitro: debe estar presente, cumplir sus funciones a la perfección, pero sin que se note su presencia. Click Para Twittear

La accesibilidad universal

Un espacio se considera totalmente accesible cuando puede ser utilizado por todas las personas que lo transitan, con independencia de sus circunstancias personales o de si tienen alguna discapacidad, con comodidad y plenitud de uso. El cumplimiento de los principios de accesibilidad universal facilita la experiencia de usuario y, en general, la calidad de vida y bienestar de las personas, en tanto mejora su relación con el entorno.

Actualmente, la normativa obliga a que los espacios sean lo más accesibles posible, pero puedes ir más allá de las exigencias legales y contribuir a mejorar la vida de las personas conociendo y aplicando los principios de accesibilidad universal.

A continuación te mostramos 5 tecnologías que te ayudarán a crear espacios accesibles, acordes con este espíritu de accesibilidad universal.

5 tecnologías para la accesibilidad universal

1. Geofencing: tecnología que establece límites virtuales en una zona concreta.

Aunque parezca algo propio de películas de ciencia ficción, el geofencing es una realidad desde hace algunos años, y consiste en crear zonas determinadas donde se puede interactuar de una manera concreta con el usuario. Imagina que estás en un museo y tienes activada la geolocalización. En ese momento el museo, a través de esta tecnología, sabe que estás allí y te propone experiencias adecuadas a tus gustos y necesidades. Por ejemplo, una audio guía con la descripción de sus obras para personas ciegas, una signoguía para usuarios de lengua de signos o la mejor ruta de evacuación en caso de emergencia.

2. Visualfy Places: adapta el espacio a personas sordas o con pérdida auditiva.

Visualfy utiliza la inteligencia artificial para reconocer los sonidos relevantes del entorno y mostrarlos en forma de alertas luminosas y notificaciones en dispositivos inteligentes como bombillas, sistema de señalética, móviles o smartbands.

Foto trabajo adaptado con Visualfy Places

De este modo, cualquier persona en hoteles, edificios públicos, puestos de trabajo, etc., está informada de los sonidos más importantes que suceden a su alrededor como, por ejemplo, la alarma de evacuación, incendios, un timbre o un teléfono. El sistema no requiere de instalaciones e incluye actualizaciones y futuras funcionalidades. Además, se puede complementar con signo-guías y bucles magnéticos. Puedes consultar más detalles de su funcionamiento en la web.

3.Accessible books: libros para personas con discapacidad visual.

A todos nos gusta disfrutar de una buena lectura o necesitamos consultar información en algún libro. Pero un gesto tan cotidiano como este, no es posible para un amplio colectivo de personas ciegas, con discapacidad visual o con dificultades para acceder a texto impreso. Para resolver este problema se han creado los libros accesibles: libros con formatos como el braile, audiolibro, texto electrónico y caracteres grandes, que permiten su lectura a personas con algún tipo de discapacidad visual.

4. Bucle magnético: para personas con implante coclear y audífonos.

El bucle magnético permite a aquellas personas que tienen audífonos o implantes cocleares, recibir el sonido con mayor claridad, directamente a sus ayudas técnicas. Los hay fijos, por ejemplo para la recepción de un hotel o una sala de conferencias, y también los hay móviles, como los que utilizan los guías de turismo. De este modo, un guía que lleve un bucle magnético portátil facilita que una persona con audífono o implante coclear, escuche sus explicaciones.

5. Vídeo interpretación en tiempo real: SVisual / SignVideo

SVisual y su equivalente británico SignVideo, permiten realizar llamadas en las que se requiere un intérprete en lengua de signos. Las llamadas se pueden realizar desde la propia plataforma, o bien desde las webs de las marcas que tienen implementado el servicio. SignVideo opera en todo el Reino Unido y permite la interpretación de inglés a British Sign Language (BSL); y SVisual facilita la comunicación en España para los usuarios de Lengua de Signos Española (LSE). Tienes más detalles de cómo funcionan en las web de Svisual y SignVideo.

Los espacios deben adaptarse a las personas, no las personas a los espacios

Las personas con discapacidad deben enfrentarse a diario con todo tipo de obstáculos que dificultan la igualdad de oportunidades. Las causas que originan la desigualdad de las personas con discapacidad son comunicativas y arquitectónicas, pero también son sociales. Por lo tanto, para que la adaptación del espacio a este colectivo sea del todo útil y exitosa, siempre debe estar acompañada de la más importante de las tecnologías: la actitud humana, el conocimiento y la empatía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This