Entrevistamos a Juan José Manzano, Co-fundador y Director General de AlmaNatura

Esta es la primera de una serie entrevistas que cada mes vamos a publicar desde el blog de Visualfy. Queremos que nuestros seguidores conozcan a las empresas que engloban el movimiento BCorp, del que también forma parte Visualfy como ya te contamos en este post, que con su trabajo están generando un alto impacto positivo en el entorno, mejorando problemáticas sociales y/o medioambientales. Todas ellas están demostrando que otra forma de hacer empresa y tener éxito es posible.

Juan José Manzano es Co-fundador y Director General de AlmaNatura, la primera empresa con certificación BCorp de España (2013). Este proyecto nació 1997 para frenar la despoblación rural, una de las principales causas del aumento de incendios en las zonas forestales. A través de diferentes iniciativas y la colaboración de vecinos, ayuntamientos y empresas privadas trabajan para reactivar los municipios más deshabitados.

¿Por qué la labor que lleva a cabo AlmaNatura es tan necesaria hoy en día?

Si las personas se van de los territorios rurales el bosque mediterráneo se abandona y con ello se provocan graves incendios y pérdida de masa forestal. El resultado es que se ve afectada la compensación de huella ecológica que consigue el mundo rural respecto al urbano y esto nos es bueno para el planeta ni para ti. Para ello, AlmaNatura propone la reactivación de zonas rurales mediante la implantación de proyectos que traigan oportunidades a los municipios para que las personas no tengan que abandonar su pueblo. En estos momentos el 80 % de la población en España se concentra en grandes ciudades mientras el resto se encuentra diseminado en pequeñas poblaciones muchas de ellas a punto de desaparecer.

Reactivar la vida en las zonas rurales no debe ser nada fácil, ¿qué barreras os encontráis?

Existe una fuerte carga pesimista para continuar hacia adelante. Muchas personas se encuentran desanimadas ante la falta de oportunidades y servicios. Los Ayuntamientos también forman parte de este pesimismo generalizado pese a que son clave para el mantenimiento de los pueblos. También existen importantes barreras a la hora de emprender, principalmente a la hora de encontrar personas que conozcan la nueva economía que se nos viene: verde, circular y social. Sin agentes preparados en los territorios difícilmente podremos avanzar hacia un modelo resiliente capaz de seguir sorteando las embestidas hacia este mundo rural que se desmorona. Aún así, somos optimistas y sentimos una ligera mejora en muchas regiones de España que se han puesto a trabajar con conciencia y sentido.

¿Cómo ponéis en marcha cada proyecto? ¿Los ayuntamientos se ponen en contacto con vosotros? ¿O les proponéis vosotros planes de mejora?

Los proyectos están ligados fundamentalmente a cinco frentes de acción que tiene que ver con la educación, la salud, el uso de la tecnología, el empleo y la convivencia. Existen proyectos propios que lanzamos desde nuestro equipo (al que pueden sumarse o no otras entidades) y proyectos afianzados gracias a empresas y entidades públicas que comparten nuestro mismo propósito: fijar población rural. Existen Ayuntamientos que se ponen en contacto con nosotros aunque en mayor medida somos nosotros los que nos ponemos en contacto con ellos para acercarles propuestas que ayuden a la ansiada reactivación rural. Los planes de mejora que principalmente estamos acometiendo durante los últimos años son aquellos relacionados con la mejora en el empleo, clave para la continuidad del municipio y la diversificación de la economía local.

AlmaNatura propone la reactivación de zonas rurales mediante la implantación de proyectos que traigan oportunidades a los municipios para que las personas no tengan que abandonar su pueblo. Click Para Twittear

¿Alguno que recordéis con especial cariño?

Destacamos el proyecto GIRA Mujeres, una iniciativa gracias al apoyo de Coca-Cola España y a Diputaciones provinciales y municipios, donde junto a otras entidades como Fundación Mujeres, Dona Activa e Impact HUB Madrid hemos conseguido llegar anualmente a más de 3000 mujeres emprendedoras. Concretamente en el ámbito que nos concierne, AlmaNatura consigue mejorar el empleo y autoempleo de más de 2000 mujeres cada año en los 160 municipios de comarcas rurales de toda España en los que actúa el proyecto. Un paso gigante en la creación de valor para comarcas rurales que precisan de nuevas oportunidades e identificación de nuevos yacimientos de empleo donde la mujer juega un papel fundamental y donde no siempre ha sido así. GIRA Mujeres ha conseguido poner en valor el emprendimiento femenino como un excelente balón de oxígeno para poblaciones enquistadas donde ahora aparecen nuevas ideas y oportunidades de desarrollo rural.

Los habitantes de las zonas rurales suelen ser en su mayoría personas mayores que apenas manejan la tecnología, un instrumento clave en vuestros proyectos, ¿cómo conseguís integrarla en sus vidas?

La tecnología permite empoderar a las personas convirtiéndolas en más autónomas e independientes. Para ello, es clave llevar a cabo proyectos de alfabetización digital donde perder el miedo y poner en práctica la usabilidad de los dispositivos electrónicos. Nuestras sesiones de aprendizaje entre iguales funcionan bajo una metodología flexible de autodescubrimiento donde la empatía juega un papel fundamental. Muchos de estos mayores han intentado aprender con lecciones de sus hijos/as de manera rápida pero no es suficiente para afianzar el aprendizaje y lo más importante, incorporarlo a su vida de forma natural. Es por ello que nuestras sesiones son pausadas, con conocimientos básicos facilitados por monitores con amplia experiencia en el trabajo con personas mayores, dispositivos adaptados y guías en papel que les sirven de apoyo en el hogar.

La tecnología permite empoderar a las personas convirtiéndolas en más autónomas e independientes. Click Para Twittear

¿Cuál creéis que va a ser el futuro de las zonas rurales? ¿Se conseguirá frenar la despoblación y reactivar la vida en los pequeños municipios?

Nosotros vivimos en un pequeño municipio, Arroyomolinos de León (Huelva), desde pequeños hemos visto como merma nuestra localidad. La falta de políticas públicas que mejoren el empleo, la fuga de talento joven, etc. hace que cada año sigamos perdiendo un porcentaje de personas debido fundamentalmente a que es una población envejecida con pocos nacimientos. Para transformar esta tendencia es clave atraer nuevos talentos, personas dispuestas a cambiar el paradigma rural y construir nuevos estilos de vida. En los últimos años una vida más consciente y sostenible se ha puesto de moda pero sigue siendo insuficiente para arraigar población. Aun así somos optimistas, la “utopía” para muchos/as de este gran reto nos mantiene en pie y estamos dedicando nuestras vidas a hacer que el mundo rural sea un lugar donde merece la pena vivir. Es una realidad que las ciudades siguen creciendo a nivel mundial, el cambio climático y la importancia de la sostenibilidad ambiental jugarán un papel importante durante los próximos años y en este sentido el mundo rural tiene un papel fundamental.

Fuisteis la primera BCorp de España, ¿cómo disteis con el sello?

Estamos muy orgullosos de ser pioneros del movimiento B Corp en España, lo conocimos por change.org, certificada en EEUU y con sede en nuestro país. Cuando conocimos el movimiento nuestros ojos se nos salían de las órbitas, aquello en lo que siempre habíamos pensado existía, no estábamos locos. Lo que aún fue una mayor sorpresa es el conocer que éramos la primera de España y de las primeras europeas, era el año 2013 y no podíamos creer que nadie en España hubiera pensado en la lógica de empresa B. Para nosotros no es un certificado es un movimiento sistémico de personas que cooperan con un fin común: redefinir el sentido de éxito en la empresa y de cómo los negocios pueden mejorar el mundo en el que vivimos. Acabamos de volver del encuentro mundial de empresas B en Mendoza (Argentina) y ha sido increíble poder sentir la voluntad de centenares de seres humanos por mejorar este mundo del que últimamente no recibimos muy buena noticias. Nos sentimos responsables de seguir sumando empresas en pro de este movimiento, que sin lugar a dudas, forma parte de la solución para un mundo más humano, sostenible y empático.

¿Qué valor diferenciador creéis que AlmaNatura aporta a la comunidad BCorp?

Somos muy de materializar el propósito, cuando nos certificamos nos llegaron centenares de mensajes de todo el mundo que nos decían: “Vuestro propósito ejemplifica muy bien lo que significa crear una empresa con sentido”. Crucial, el sentido en la empresa y la coherencia con la que transmitir nuestros mensajes. Vivimos desde lo rural para lo rural y esta legitimidad nos permite contar historias que hacen de efecto tractor para conseguir mejorar la puntuación cada año. Durante los últimos tres años hemos conseguido aumentar nuestra puntuación en la evaluación de impacto hasta 154 puntos lo que nos convierte en una de las mejores para el mundo. Es clave entender que las empresas B Corp se encuentran en un proceso de mejora continuo y esto lo ejemplificamos cada año mejorando nuestro triple impacto (social, ambiental y económico).

¿Qué opináis del resto de empresas BCorp? ¿Os gustaría colaborar con alguna?

Creemos que es un movimiento sano en constante evolución repleto de seres humanos con corazón. A las personas que conocemos, y son muchas a lo largo de todo el mundo, les fascina lo que hacen y lo más importante el cómo lo hacen. Recordamos en el primer encuentro mundial celebrado en Chile como al coincidir en cualquier sala con nuevas empresas B Corp la conversación fluía al instante. Es como si una parte del discurso no hiciera falta contar: “Estamos en lo mismo y por tanto, ¿Cómo podemos colaborar?”. La colaboración radical debe ser la insignia en este año para conseguir mejorar la situación de emergencia climática del planeta. Primero declarándose en cada empresa y segundo buscando colaboradores que sumen a cada propósito. Nosotros ya hemos comenzado a colaborar con una empresa de Buenos Aires llamada PAPA y de la que sabréis detenidamente mucho más el próximo año.

Para terminar, ¿qué les diríais a otras empresas que se están planteando optar al reconocimiento BCorp?

Que aprendan mucho del resto de empresas B Corp, que asistan a los eventos y se dejen influenciar por las que ya forman parte del movimiento. Las mejores prácticas de empresas B Corp son clave para no llegar a la evaluación de impacto con escasos 80 puntos. También que entiendan que esto es mucho más que un certificado, es un compromiso con todos tus grupos de interés donde colocar los beneficios económicos en la misma escala de importancia del impacto social y ambiental. La certificación perse no es el objetivo, se trata de cambiar el mundo desde la economía, se trata de creer que es posible y que más de 3000 empresas de todo el mundo ya lo estamos haciendo. La evaluación de impacto B es una guía maravillosa para dar los primeros pasos pero es sólo el principio de todo lo bueno que puedes hacer con tu negocio. Paciencia y conciencia serían mis últimas palabras antes de despedirme, creo fundamental que debemos tomar tiempo para pensar en que es lo que hace nuestra empresa y como lo hace. Se trata de un movimiento sistémico que empujará a muchas más fuerzas económicas hacia un modelo más humano.

Muchas gracias Juanjo por contarnos en qué consiste la labor que AlmaNatura lleva a cabo en las zonas rurales. Ojalá vuestro trabajo anime a otras personas y empresas a contribuir para conseguir reactivar las zonas más deshabitadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This